Friday, October 24, 2014

INMORTALES DEL TABLE DANCE (III)

Nuevamente llegamos a este sublime tema de los viernes, en el que nos descascaramos los pudores para revelar una forma un tanto más atrevida del ser. Es decir, nos acercamos a este tan gustado tema de las Inmortales del Table Dance. Bueno, no sé si les guste a ustedes el tema, pero a mí sí, por eso sigo con estas entregas. En caso de que no tengan los antecedentes, aquí están las dos entradas anteriores del tema: 

Inmortales del Table Dance - Presentación del Tema

Inmortales del Table Dance (II) - Las 6 Primeras


Ahora sí, presento a ustedes las siguientes canciones de la lista:

Tema: I Feel Good

Intérprete: Michael Bublé

Categoría: Las Clásicas

Reseña:
El categorizar este tema dentro de Las Clásicas podría ser lo primero que podría objetar algún lector purista de la música, ya que, si bien la canción original es un tema de 1964, la versión de Bublé fue lanzada hasta el año 2005. Difícilmente un tema con menos de 10 años de vida podría ser considerado un clásico. 

Y, sin embargo, lo es. 

Damas, caballeros, y entidades paranormales que nos leen: si escuchan la canción durante los primeros 47 segundos, me pueden decir lo que quieran: ñoño, ancianete, soso, precámbrico, duermeaudiencias y adorador de Los Panchos. Pero todos ellos serán insultos injustificados a partir del segundo 48, porque, señoras y señores, lo que ocurre en el segundo 48... es completamente encuerante. 

Son trompetas, trombones, tubas... todos los metales de una gran banda de swing/jazz, reventándose a un tiempo para gritar: STRIPTEASE. 
Punto. 

Si a su mente no llegan estas ideas de bailar poquito a poco quitándose la ropa durante los 3 minutos con 10 segundos que le quedan a la canción después de ese inicio tenue... no hay nada que yo pueda hacer para convencerles o ayudarles. 

Grado de Dificultad: Sencilla. En serio, la música te lleva. Esta es una canción que, por su duración y lo marcado del ritmo, prácticamente te encuera sin que te des cuenta. Prueben y verán.

En un mundo ideal: En un mundo ideal, sería obligatorio hacer al menos un striptease en la vida al ritmo de esta canción, en público, en pareja, o hasta en solitario. Tal vez sería un momento de encuentro con nosotros mismos que, nos haría valorarnos más y mejor. 


Tema: Lullaby

Intérprete: The Cure

Categoría: De los Grandes

Reseña:
Si usted considera que The Cure no es De los Grandes, ni como le ayudo. Pida disculpas y salga de este blog, pidiendo más disculpas. Oiga es que... son grandes. No sólo por las genialidades creativas de Robert Smith, sino porque su trayectoria ha marcado un estilo, en música, imagen y concepto, para muchas de las bandas de rock que hoy escuchamos. Son grandes. 

Ahora, esta es una de sus rolas más tranquilitas. Pero, en mi opinión, a pesar de ser un 'arrullo', arrastra una carga erótica que mueve a cualquiera. Tiene ritmo cadencioso, y las repeticiones de esa guitarra rascada a paso lento y cortado, nos van susurrando indecencias al oído.

Inténtenlo.

Grado de Dificultad: Sencilla, en su versión original. El ritmo es claramente danzable lentamente, y con algo de actitud, la o el ejecutante pueden mantener despierta a cualquier audiencia de una o de muchas personas. Claro, existe la versión extendida, en esa otra obra maestra de The Cure llamada Mixed Up, que son remixes de sus rolas originales, pero hechos con la colaboración de ellos mismos y no sólo de algún DJ oportunista por ahí. Esa versión dura 7 minutos con 48 segundos, que es el tiempo suficiente para jetear a un camello, si usted no hace algo realmente digno de verse. 

En un mundo ideal: En un mundo ideal, Robert Smith hubiera envejecido sin parecer señora de Las Lomas que salió a comprar el súper muy, muy maquillada. Y el grupo hubiera sacado más discos y hecho más giras. Sin embargo, los vi la última vez que vinieron a México, y ha sido uno de los mejores conciertos de mi vida. 

(Esta entrada será actualizada muy pronto, ya que me faltaron algunas, pero mi tiempo ya no da para más.)



Thursday, October 23, 2014

LAZOS, AL SERVICIO DE LA COMUNIDAD...

Bueno, nuevamente me veo obligado a hacer uso de este espacio para advertir de hechos que desearíamos que no ocurriesen en nuestro país, pero que, desgraciadamente, ocurren.

Resulta que, hace una semana o algo así, comencé a recibir mensajes de texto en mi celular de la oficina, en donde decía lo siguiente:


El número 2225213106 te ha enviado un SMS x Cobrar. Para aceptar responde SI o 1 a este mensaje o NO o 2 para rechazarlo, costo 2 pesos c/ IVA.

Por supuesto, al recibir el mensaje, de inmediato pensé: "Si alguien quiere entrar en contacto conmigo, ¿por qué carajos voy a pagar yo los 2 pesos que me van a cobrar por recibir su mensaje?". Además, siendo el celular del trabajo, no me preocupé porque pudiera ser algo vinculado con cualquier persona de mi familia, pues la mayoría de ellos ni siquiera conocen ese número. 

En fin. El caso es que yo ignoré el mensaje. No opté por la opción del "NO" porque de inmediato me olí una trampa en la redacción: no aclaran si los dos pesos te los cobran sólo en caso de aceptarlo (osea, marcando el 1). Entiendo, claro, que podría parecer obvio, pero... desconfié. 

El caso es que, a la fecha, he continuado recibiendo cuando menos 3 ó 4 mensajes por día, sobre lo mismo. Y, debo reconocerlo, por un momento estuve tentado a enviar una respuesta con el número 2 por la tan mexicana razón de aversiasíyadejandechingar. Hoy, finalmente, recibí uno en el que dice: 


El SMS x Cobrar que 2225213106 te envió ha expirado, por que exedio el tiempo de respuesta permitido.

Sí, así de bien redactado.

¡No saben mi angustia cuando entendí que mi oportunidad de recibir tan importante mensaje había expirado! Lloraba yo de la zozobra, y zozobraba yo en el llanto. 



Obviamente, me valió una reverenda madre. 


Pero... suelo ser bien investigativo... y por ello, hice una rápida búsqueda en Google, y llegué al blog conocido como El Rincón de Edy, en donde se describe un caso muy parecido. Al parecer el autor, @edy en Twitter, relata que, en agosto de 2013, le pasó algo muy similar. Incluso, haciendo memoria, tengo idea de que a mí también me había ocurrido antes. 

El caso es que Edy investigó un poco más, y aporta algo de información interesante al respecto, que comparto aquí con ustedes:




En primera instancia tanto TelcelMovistar, y otras compañías telefónicas te ofrecen el servicio de SMS por cobrar, por supuesto completamente legal, el cual obviamente permite “a un usuario A enviar un SMS a un usuario B para que dicho SMS sea cobrado al usuario B” de acuerdo a la información que proporciona Telcel, dicho de otra manera “yo lo mando, el que lo recibe y lo acepta paga”.
Como todo servicio es una buena opción porque muchas veces nos urge enviar un mensaje y no tenemos crédito, sin embargo, la delincuencia también se ha aprovechado de esto para defraudar a la gente y es así como operan:
Te mandan un mensaje (SMS) por cobrar, el cual cierto porcentaje de los que lo reciben por duda, curiosidad o lo que sea lo aceptan, hasta aquí realmente no hay ningún problema a simple vista, aunque esto deriva en dos aspectos, el primero que Telcel te cobra $2.00 pesos IVA Incluido por aceptar el mensaje, el segundo que con este dato los delincuentes saben que dicha persona es muy susceptible a ser estafada.
Ahora bien, otro truco que utilizan es que no necesariamente debes de aceptar el mensaje por cobrar, ya que como viene el número explícito en el mensaje que te están enviando mucha gente suele marcar a este y ahí comienza la otra historia…
Por lo general te contesta un “Licenciado” el cual te dirá “está usted hablando al centro de atención Telcel ¿en qué puedo ayudarlo?” Uno por supuesto le dirá que recibió un mensaje y es ahí cuando tratan de sacarte información, pedirte datos personales, o simplemente te inventaran cualquier cosa, para posteriormente llamarte directamente a tu número y tratar de extorsionarte.
Por lo cual es muy importante que NO aceptes el mensaje por cobrar ni llames a este número, a menos que el mensaje por cobrar provenga de un número plenamente reconocido (papá, mamá, familiares) y aun así siempre estar muy precavidos.
Y bueno, creo que es todo lo que puedo aportar como advertencia para ustedes. Mi consejo: si alguien que no conoces te manda un mensaje, no lo recibas. Si al interesado realmente le urge, se comunicará por otro medio. 

COMPÁS DE ESPERA

Ayer tuvimos otra manifestación popular de proporciones históricas. La marcha en apoyo a los 43 maestros normalistas rurales desaparecidos en hechos que tuvieron lugar en Ayotzinapa, municipio de Iguala, en Guerrero, entre el 26 de septiembre y el 2 de octubre, cuando se da el primer parte oficial que señala a estos 43 muchachos con ese calificativo que es uno de los más tristes que se pueden atribuir a un ser humano: "desaparecido".

"Desaparecido" no es "muerto". "Desaparecido" no es "preso". "Desaparecido" no es "herido". "Desaparecido" es el que, de pronto, "dejó de estar". El que no dejó rastro, aquel de quien hablan los que no saben, y los que saben, callan. "Desaparecido" es el más incierto y aterrador estatus que pueden comunicarle a un padre acerca de su hijo. "Desaparecido" en una palabra que, en realidad, no nos dice nada, pero se lo lleva todo. 

2 días, dieron de plazo los padres de los 43 normalistas, así como las decenas de miles de personas que los apoyan, al gobierno, local, estatal y federal, para "aparecer" a los desaparecidos, antes de tomar acciones más radicales para ejercer presión. 

Es claro que, sean o no sean los culpables últimos, el ex-alcalde Abarca y su esposa ya han sido señalados como los autores intelectuales del crimen y dudo muchísimo que cualquier autoridad gubernamental o policial se mueva en otra dirección. Son enemigos públicos de facto.

No fue uno, aunque uno sería digno de hacer lo mismo. Pero fueron 43. No existen las varitas mágicas, ni los pasadizos a otras dimensiones. Desaparecer a 43 personas no requiere de magia: requiere de complicidades y silencios. MUCHAS complicidades. MUCHOS silencios.

Ya lo dije varias veces, y no me cansaré de repetirlo: podemos estar o no de acuerdo con las protestas que, en esta y otras ocasiones, han llevado a cabo maestros de escuelas normales, o cualquier otra organización que se ha sentido con el derecho, obligación o necesidad de protestar por algo.  

Sin embargo, que el modo de evitar esas protestas sea esa desaparición forzada que, tristemente, cada día huele más a asesinato o masacre, es inaceptable bajo cualquier esquema de pensamiento humano. No existe justificación, atenuante o descargo alguno. Y, debe decirse también: es igualmente inaceptable subirse a una protesta de esta naturaleza, y con motivos tan innegablemente genuinos, para pretender promover otras causas, sin importar lo importantes, justificadas o vinculadas que nos parezcan con esa causa específica. Es esa causa, única y exclusivamente, la que debe prevalecer y ser apoyada por todos de manera inexcusable e ineludible. La exigencia de justicia, y no de sucedáneos malolientes como la promesa fácil, la vandalización inútil, la indemnización sospechosa o la revancha politiquera. Es el regreso de los muchachos, o el conocimiento de su paradero, la única petición válida y no negociable.

Son 48 horas, las que tienen todos los niveles de gobierno para encontrar algo que permita iniciar el proceso de apagado de un fuego que amenaza con incendiar al país entero, o transformarlo para siempre. 

Atentos. Todos, atentos.


PREGUNTAS DE ASK.FM (I)

El #RetoBlog me ha estado comiendo, pero... yo siempre he sabido que tengo un asno bajo la manga. No, perdón, sólo un as. Creo.

El caso es que, no sé si ustedes tienen, pero yo sí tengo cuenta en ask.fm, y durante algún tiempo hubo personas amables que me hacían preguntas -anónimas, en su mayoría, que es la mayor ventaja y desventaja de ask.fm- en dicha red social. 

Y bueno, la verdad es que a mí me gustaba mucho responder. En realidad me gusta mucho responder preguntas en ask, pero ya no me preguntan mucho. Al final de esta entrada, dejo la liga para que, si gustan jugar este juego del preguntón, pues se sientan invitados a hacerlo por esa vía (o cualquier otra).


¿A qué voy? ¿En dónde está el truco? aaaah, pueees, en que, hoy me permito alimentar esta entrada del blog, con algunas de mis respuestas de Ask. 

Sí, ya sé que eso es algo como fusilarse algo propio pero, al final son otras letras, que residen en otro lado que no es este lado y, tal vez, no llegarían a ser leídas de no hacer esto. 

Con ustedes, preguntas de ask.fm, primera parte:



¿Color de ojos que más te gusta?


Supongo que nos referimos a ojos de mujeres, ¿cierto?

Bueno, creo que desde hace mucho tiempo, percibo los ojos de una mujer como un enigma que aprendió a parpadear.

Los hay en distintos colores y formas, con matices y brillos que los hacen únicos. Todos son una proyección del alma de quien los porta y, sin embargo, siempre ocultan algo, algo nos es ajeno, secreto. Por eso acudimos siempre a mirarlos otra vez.


Pero, es importante decirlo: el color de ojos que más me gusta, es el de los ojos de mi esposa. Sin más.

Sí, ya sé que ustedes dirán que debe ser un color como cualquier otro, pero no. Tendría qué explicarles: es algo que va del caoba a la miel, con estrellas al centro y pinceladas de algo que se parece a la ternura, pero -cuando uno lo prueba - también sabe a fuego.

Sus ojos son cuna de mi sonrisa y sepulcro de mis tristezas. Son camino al lado del océano, puerta del cielo, sonrisa ocular, promesa de vida, semilla de poema y canto de un ángel. Sus pupilas son refugio, abismo, reflejo, nota musical, grano de pimienta, esencia de un beso.

Mi esposa no sabe mirar, sabe acunar con su mirada. Sabe incendiarte con ella. Sabe besar, sabe regalarte un diamante, sabe hablar todas las lenguas que nadie jamás ha pronunciado. Ella, ella y su mirada, lo saben todo. Lo son todo.

Y sí... ese es el color de ojos que más me gusta.

(No suelo y, probablemente, no vuelva a tocar temas relativos a mi familia en estos medios, por razones que yo tengo perfectamente claras... pero queda este breve, mínimo antecedente y homenaje a quien, en sentido primigenio y fundamental, va causando todas mis letras.)




Cuando se escribe que es más valioso la técnica o la esencia?


Pueden ir de la mano, aunque suelo pensar que es mejor dar mayor peso a la "técnica", si es que le llamamos así a la parte "racional" o "pensante" del asunto de escribir. Si la esencia es el sentimiento que quiere expresarse... muchas veces basta con tenerlo claro, lo demás lo hace la parte racional.

Si vamos a ponernos estrictos, siendo realmente bueno, tu técnica o elaboración del escrito puede llegar a construir una "esencia", real o ficticia. Por el contrario, cuando te estás inundando de sentimientos maravillosos, pero no sabes escribirlos, es como si no tuvieras absolutamente nada. Nadie va a enterarse de eso que querías decir o expresar, y entonces es como si no existiera.

De lo que me he topado en mi propia escritura, puedo decir que mucho de lo que yo considero mejor tiene el 90% de letras "pensadas" y 10% de sentimiento. Mi escritura "sentimental" suele estar plagada de referencias tan íntimas que difícilmente son comprensibles por alguien más. No es buena. Se convierte en una especie de "vómito" textual (perdonando lo asqueroso de la referencia): podrá venir muy de adentro, pero nadie se atreve a mirar siquiera qué había realmente ahí. Cuando uno desea dar realmente forma a algo que siente, vale la pena esperar un poco, dejar que las emociones se asienten un poco en el fondo del vaso, para comenzar a hacerlas flotar una a una, revisándola, sopesándola, encontrando su valor en el conjunto. Cuando están todas de golpe ahí... nada se logra decir de cada una sin contaminarse de las otras.

=)


Que opinas de la moral?


Bueno, después de pensar por 5 días en una respuesta filosófica y más apegada a algo que pudiera parecerse al camino de la inteligencia... veo que no hay ninguna.
La moral es ese conjunto no formal de normas de conducta que son comunes a un grupo social o a la mayoría de dicho grupo.
¿Qué opino? Que, aunque solemos utilizar el muy socorrido cliché de que "la moral nos jode" y "nos limita"... en muchos casos se convierte en la única norma de conducta válida. Todos, hasta los que se quejan de la moral, tienen una moral a la cual responden, probablemente no común a la mayoría del grupo que les rodea, pero sí, cuando menos, a un grupo al que consideran "cercano" en término de ideas y de juicios.
Así que, sí, la moral muchas veces nos jode, pero al final resulta absolutamente indispensable y, si lo pensamos, un tanto ineludible. Aún en el caso de moral más anárquica que pudiésemos imaginar, una que se basara en una premisa tan anodina como "nada es bueno y nada es malo"... esa sola premisa terminaría constituyendo una norma moral. =)
Hay que verla como lo que es, y construirse un criterio.





¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?


Porque son unas vividoras.

¡No! ¡No! Ya sé, porque como Dios las hizo de una costilla nuestra, obvio, ese faltante de algún modo afecta nuestra capacidad de supervicencia. ¡Parásitas!

¡No! No! Ya sé, ya sé. Cuando están embarazadas pasan por una especie de simbiosis con el bebé, y entonces ocurre un fenómeno parecido al de Neo con el Agente Smith, o Harry Potter con Voldemort, ¿sí me entienden? Osea, como que absorben vida uno del otro y así, pero luego sienten lo que el otro y así.

o... ¡Nooo! ¡Ya sé! Porque a nosotros los huevos nos apuntan hacia la tierra y entonces eso es como una invitación al sepulcro y entonces como que tendemos más la muerte y todo eso.

o... Ya. Ya. Cada vez que eyaculamos en ellas (utilizando cualquiera de las posibles variantes del gran catálogo que... ok, eso no es relevante) absorben parte de nuestra vida y nosotros nos vamos agotando...

ooooo... podría deberse a diversos factores, tanto biológicos como sociodemográficos. Algunos tienen que ver,efectivamente, con condiciones de metabolismo y el sistema inmunológico. Las enfermedades cardiovasculares son más frecuentes en los hombres, pero hay tipos de cáncer y todas las enfermedades relativas a la gestación y parto que realmente ponen en muy alto riesgo a las mujeres.

Entre los factores sociodemográficos, priman sobre todo las guerras, creo yo, que son un excelente método de eliminación de machos. Aunque yo quisiera ver la estadística de países en condiciones de pobreza extrema, con sociedades patriarcales, que NO están en guerra. Ahí, honestamente, creo que la mortalidad de mujeres debe ser mucho más alta. Se la pasan de parto en parto desde los 15 años. Y sus maridos les dan una vida que se parece mucho a la no-vida. No conozco los datos numéricos pero... juraría que sus expectativas de vida no pueden estar muy por encima que la de los varones.

Y, finalmente, está el famosísimo: "Mujeres y niños primero", que nos condena a una muerte segura en caso de desastre.

Pero, al final, debe ser que los hombres somos más cobardes para despedirnos de alguien a quien amamos profundamente. Por eso, Dios ha sabido dejar vivir a quien es más valiente.
=)




¿Cómo carambas el pan cae con la mantequilla para arriba? O.o


Me alegra recibir esta pregunta, ya que se trata de un enigma que ha confundido a los físicos desde hace siglos.

(Me alegra recibir preguntas que confunden a los físicos desde hace siglos. Es una parafilia.)

Y, pues sí. El tema da para la reflexión profunda y prolongada. Las leyes de la Física contemporánea aún no llegan a una respuesta definitiva para esto.
Sin embargo, la evidencia es tal, que ha dado lugar a investigaciones serias en torno al fenómeno, Se intuye que, de descubrirse un principio físico para explicarlo, podríamos llegar a desarrollar algo como aquel mítico y arquetípico modelo que la mecánica lleva persiguiendo por tanto tiempo: la máquina de movimiento perpetuo.

La teoría infiere que se tienen dos principios innegables:

1. Un gato arrojado de una altura moderada (no sean salvajes, máximo 2 metros.) caerá siempre sobre sus patas.

2. Un pan tostado con mantequilla, arrojado desde cualquier altura, caerá siempre con la mantequilla hacia el piso.

La combinación de estos dos principios nos permite especular que, si logramos adherir un pan tostado con mantequilla al lomo de un gato (con la mantequilla hacia arriba y no hacia el lomo, torpes, o el gato pasará la tarde lamiéndose la mantequilla del lomo muy feliz) y arrojamos este artefacto combinado desde una altura moderada, el gato-pan se detendrá a pocos centímetros del suelo y comenzará a girar sobre su propio eje, de forma permanente.

La teoría aún se encuentra en fase experimental, pero se esperan grandes resultados de dicha investigación.




A que edad empezó tu gusto por la escritura??


Eso es algo de lo que no guardo un claro registro, pero, tal vez, sí una referencia aproximada.

Me supongo que, en cierta medida, mi inclinación a la escritura se vio motivada por mi enorme incapacidad para expresarme de forma hablada. Es decir, no es que yo no sepa hablar, pero no sé hablar mucho. Ni de manera interesante. Ni de manera muy inteligente. Ni de manera que demuestre una franca y decidida confianza en mí mismo. En pocas palabras, soy un tarado verbal.

Esto no hubiera motivado nada, a no ser porque las mujeres, desde la infancia, tienen inscrito en sus genes el maldito requisito de que uno les hable antes de hacerle algún caso, ¿pueden creerlo? Pues sí. Así es. Esto, para alguien que realmente sufre de problemas de abrumación mental y cancelación espontánea de facultades verbales ante la presencia de mujeres bellas, se convertía en una condena inapelable al olvido, el ostracismo y el onanismo. (A la fecha conservo una estrecha relación con este amigable trío de conceptos.)

Siendo así, me dio por escribir en la secundaria y la preparatoria. Para expresar, relatar, pedir, lloriquear, cachondear, amar y todas esas cosas que le da por hacer a cualquier adolescente, aunque no sepa ni para qué quiere hacerlas. Escribí montones de cosas que, por supuesto, jamás entregué y/o envié. Es decir que no me ayudó gran cosa en términos de efectividad, pero al menos, me sentía menos estúpido sabiendo que ya lo tenía por escrito, y que -al menos en palabras de mis más cercanos amigos- lo escrito "no era tan malo". En algún momento de la historia, la mayoría de esos memorables textos terminaron en el fuego durante alguna épica borrachera y/o, sufrieron el indulgente y húmedo destino del retrete.

Sin embargo, más allá de esta lastimosa y lastimera relatoría de hechos pubertos y post-pubertos, existe un hallazgo reciente que parece desmentir de cierta forma la teoría antes expuesta:

Mi madre, siempre aficionada a la arqueología de la memoria y al rescate de recuerdos invaluables de poco valor material, encontró entre sus cosas un escrito que se atribuye a mi autoría. Es un cuento, terrorífico, que habla de una serie de personajes espantosos que el autor, en primera persona, narra haber encontrado durante su visita a un cementerio. Al leerlo, vino a mí la certeza de que, efectivamente el relato es mío. Recuerdo claramente a mi cabeza dictándome esa clase de fantasías. Sin embargo... la letra no es mía. No puede serlo. Mi caligrafía, a la fecha, sigue siendo un enigma hasta para mi. Y el texto en ese papel, escrito a mano, es claramente legible. La investigación llevada a cabo mediante las pruebas del Carbono 14 y el Uranio 238 arrojaron como resultado que su antigüedad ronda los 30 años de edad. Eso nos llevaría a suponer que lo escribí entre los 6 y los 8 años de edad.

Aún queda pendiente confirmar si mi hermana fue la autora material de dicho guiño del pasado. Una vez confirmados los datos, daré la conferencia de prensa correspondiente.
Por su atención, muchas gracias
---------------------------------------------------------------------------------

Y ya, esas fueron las primeras preguntas de Ask que reproduciré en este Blog y, si ustedes lo consideran conveniente, no serán las últimas.
¿DESEA USTED PREGUNTAR ALGO, DE FORMA ANÓNIMA, AL AUTOR DE ESTE BLOG? HÁGALO AQUÍ.

Tuesday, October 21, 2014

Bloggear desde el Metro

Ya intenté una entrada del blog desde un taxi. No salió del todo bien, perooo... tuvo su pequeña dosis de encanto.

Fue, debo decir, una entrada que correspondió a mi medio de transporte menos frecuente, porque casi siempre uso el Metro.

El Metro es eficiente, barato y rápido. Siempre y cuando no llueva. Una sola gota de lluvia convierte el trasladarse en un procedimiento comparable a lavarse los dientes con los pies: asquerosamente lento, incómodo, y algo que -de preferencia- debe evitarse.


El Metro es el lugar por excelencia de convivencia cercana no consentida del chilango estándar. Sus personajes, las interacciones entre ellos, y las situaciones que de todo ello derivan, serían tema, no de uno, sino de varios libros.



Cada vagón del Metro es un Babel sobre dieciséis ruedas. Una metáfora del infierno para el ermitaño. Un refugio, cálido y efímero, para el indigente. Una amenaza para todas las virtudes y todos los prejuicios.


El Metro es una sala de lectura colectiva, asamblea de anuncios no solicitados, conglomerado de piedades bien y mal entendidas.



El Metro es templo, oratorio, violatorio, lecho amatorio... y sala de conciertos para ejecutar cualquier repertorio.




Herramienta de base tributaria, fuente de ingresos no declarable, transporte bendecible o abominable.




Vacío lleno de sueños rotos, de sonrisas entregadas mecánicamente, de frases pronunciadas en estribillos sonsonantes con ánimos mercadológicos de escasos alcances.



Génesis de tropiezos, deliberados o accidentales. Carrito de golf sobrealimentado por el proletariado que se diluye, y se descara, pero no se desrostra.




Patíbulo de la imagen de quien duerme o se distrae. Mausoleo de aquellos que han conocido la breve y temible gloria de ser un héroe.



Púlpito de anuncios parroquiales, tribuna de denuncias sociales, foro de artistas, mercaderes y vivales.




Y sí, el metro también es fría estación, triste morada de vagón. 



En efecto. Me gusta tomar fotografías en el Metro. Todas las que encuentran en esta entrada, fueron tomadas en el trayecto Revolución - Tasqueña, durante la noche del 20 de octubre de 2014. 

Monday, October 20, 2014

¡...ͤͤͤeeeeEEEEEEEE! ¡¡PUUUUTOOOOO!!

Damas y caballeros que nos leen, antes de que se escandalicen por el título de esta entrada en el blog, permítanme aclararles que...

























PUTO EL QUE LO LEA.














¡No! ¡No es cierto! Ese Lazos pareciera estar buscando que nunca nadie jamás vuelva a leer este blog. Pero no es esa la intención. Lo juro. Mi intención es compartir con ustedes un descubrimiento reciente: la FIFA estaba mal. Bueno, yo sé que la FIFA ha estado mal muchas veces, pero... en este caso, me refiero a su tentativa de sanción hacia la Selección Mexicana por aquella porra que ahora también intitula a estas líneas...

En efecto, amigos, no me pregunten cómo fue que llegué a este revelador conocimiento, pero, resulta que el puto es un platillo filipino. Es decir, en filipinas cualquiera puede entrar a un restaurante y pedir: "¿Me puede dar un puto? " cosa que, en México, es impensable. Al menos en los restaurantes, supongo. 

Antes de que sigan pensando que estoy inventando todo esto, les transcribo aquí el artículo de Wikipedia que se refiere al puto


Se denomina puto a una comida típica de las Filipinas, consistente en un pastel de arroz cocido al vapor. Este método de cocción es muy usado en el país, junto con elhervor y el asado, y se incorporó a la cocina filipina a través de otras cocinas asiáticas. El arroz, por otro lado, es usado normalmente en variadas comidas, y también en dulces y otros platos. El puto suele comerse como postre, y es usual además en los desayunos.
Hay muchas recetas, que varían desde el tipo de arroz utilizado al método de preparación del mismo. En su forma tradicional, el puto es de color blanco y de textura lisa. Al agregársele otros ingredientes comunes en la gastronomía filipina como el ñame púrpura (llamado ube) o el pandan (Pandanus amaryllifolius) cambia ligeramente el color y el sabor del producto final. También se le agregan otros colorantes que cambian el color, pero mantienen su sabor. En la mayoría de las variaciones se le agrega leche de coco.

Como pueden ustedes leerlo, en filipinas es completamente normal pedir que te den un puto con leche de coco. 

Incluso, yo me imagino que, si cuando Juan Manuel Márquez noqueó al filipino Manny Pacquiao, el mexicano le hubiera gritado "¿Quieres más, puto?", pues únicamente lo estaba invitando a comer, en un gesto muy deportivo y, pues, si Pacquiao no se hubiera levantado, sería simplemente porque no tenía hambre y no por estar inconsciente.

¿Saben ustedes a qué sabe un puto? Yo tampoco, pero Wikipedia nos dice lo siguiente:

A pesar de que hay tres maneras de cocinar al puto, su sabor final y textura debería ser el mismo. Su sabor es como el arroz, pero ligeramente dulce. En las recetas que se adiciona vainilla, el plato resultará aún más dulce, pero generalmente sabe como el cornbread (pan blanco con harina de maíz).

Ahora, hay qué saber que no existe un sólo puto, sino una variedad de ellos:


  • Putong bumbong o putu bambu: Hechos con una variedad de arroz glutinoso llamado Pirurutong, que tiene un ligero color púrpura. Se moja con agua salada, se lo deja secar durante un día y se lo vierte en bumbong o tubos de bambú, luego se pone al vapor hasta que está cocido. Se sirve cubierto con manteca o margarina y con coco rallado mezclado con azúcar.
  • Putong lanson: Realizado en la provincia de Iloílo, se hace con yuca rallada y es espumoso cuando se cocina.1
  • Putong mamon: No incluye arroz. Se combinan yema de huevo, sal y azúcar y luego una parte de leche, una de agua y otra de harina se mezclan junto con lo anterior. Se agrega clara de huevo y se vierte el contenido en moldes, que son llevados al vapor por 15 o 20 minutos.2
  • Putong manapla: Esta variante se cocina con hojas de plátano, para darle otro sabor.1
  • Putong maya: Se mezcla arroz glutinoso empapado en agua, se cuela y se vierte en una vaporera durante unos 30 minutos. Esta mezcla se combina luego con leche de coco, sal, azúcar y jugo de jengibre y se vuelve a colocar durante otros 25 o 30 minutos.
  • Puto-paw: Es una mezcla de siopao (panecillo relleno) y puto, se usa la recera tradicional y se coloca en panecillos.
  • Puto seco: No se parece a los anteriores. Se realiza en una masa crujiente y se corta luego en pequeños trozos, a modo de snack.

Y bueno, todo lo anterior, para que ustedes disfruten del puto como lo prefieran: mamón, maya, seco... en fin. 

La conclusión de todo esto es: la malpensada era la FIFA. Nuestros compatriotas mexicanos en Brasil únicamente cantaban una porra que ponía de manifiesto la celebración de la inclusión y la hermandad entre naciones. Manifestaban su predilección por un platillo que, si bien les era desconocido, probablemente vivía en el gusto gourmet de su subconsciente colectivo. 

Espero que, en próximos mundiales, se reconozca esa vocación de los mexicanos y sus porras como un ejercicio de búsqueda colectiva de la hermandad universal.


AQUÍ, EL ARTÍCULO ORIGINAL DE WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Puto

EL LIBRO DE LA VIDA





Acabo de regresar de ver "El Libro de la Vida".

Y me gustó. Mucho.

Debo decir que mis expectativas eran casi nulas al respecto de la película en general. La veía como una película gringa, de esas que intentan sintetizar aquello que llamamos la mexicanidad, en 90 minutos de gags sobre lugares comunes y chistes que apuntan más al cliché o al prejuicio, que a una realidad, actual o inserta en el contexto de la tradición. Películas que yo considero vomitivas como "Nacho Libre" o algunas muy anteriores que buscaban posicionar al migrante mexicano como un ente 'gracioso' y lleno -entre otras cosas- de ignorancia, vicios y/o falta de refinamiento. Películas como "Three Amigos", "A Million to Juan" o "Born in the East L.A." que, si bien no dejaban de tener algo de gracia (aunque había que buscar un tanto esa gracia, en mi opinión) solían dejar un sabor a mexicanidad o 'latinidad' incompleta, agringada... artificial.

No, no pretendo suponer que varias de esas caricaturas de la mexicanidad no encierran, en medio de esos chistes fáciles, algo de la esencia del mexicano real que vive 'del otro lado' (tal vez hasta de este). Y sin embargo... en muchas de ellas encuentro más lo que los norteamericanos quieren ver en el mexicano, que lo que realmente es.

En fin. El caso es que, con ese tipo de expectativas llegué a El Libro de la Vida. Algo de esas expectativas, debo decir, se vio cumplido. Sin embargo, debo destacar que la imaginería y el entorno estético hiper mexicano que logra la película, terminó gustándome. La abstracción y burda deformación de rasgos de algunos de los personajes, me recordó a los personajes en los cartones de Magú, conservando un encanto particular y bizarro.

El resto, eran como una cruza entre personajes de Minecraft, Lluvia de Hamburguesas y el video de Dire Straits, Money for Nothing <--- gran rola.

Debo decir que, al inicio, estuve cerca de caer en pánico, al encontrar que uno de los protagonistas era un torero. Todo mi ser gritó: "Si el protagonista es un puto torero de mierda, y van a defender al toreo como arte mexicano, me salgo de inmediato". Sí, lo siento, esa clase de sentimientos me provoca el toreo, tal cual.

Y sin embargo... ¡no me salí! ¿saben por qué? Porque ese protagonista es, justamente, un torero que no quiere serlo. Y su padre lo obliga. Y debe decirse que él no se niega por que tenga miedo, él es perfectamente capaz de hacer todos los lances que quieran en el ruedo, pero se niega a matar o dañar al toro. Y eso, obviamente, no gusta al padre. Porque, en la ignorante y diminuta mentalidad taurina, al toro hay que vejarlo, hay que dañarlo. Y, por supuesto, ya que el cobarde que lo torea se divirtió torturándolo (y ni siquiera es capaz de hacerlo él solo, requiere esbirros), pues hay qué matarlo.

Pero eso no ocurre en esta película. Es más, en el punto climático de la historia, el protagonista debe lidiar a un brutal toro fantasmal y, en lugar de matarlo... le canta una canción, pidiéndole perdón a él y a todos los antepasados toros que han matado sus antepasados humanos. Y yo -ya sabrán- estaba a punto de pararme... pero a aplaudir. Maravilloso. Épico. Toda esa vertiente de los toros, me pareció una bellísima lección antitaurina, que fue de lo más destacable que, entre otras cosas, pude encontrarle a la película.  

Así que, mi recomendación es verla. Habrá cosas que les gustarán, y otras que no. Pero es un buen intento de animación, realizada en Estados Unidos (los estudios de producción son ReelFX, en Dallas y California), pero producida por Guillermo del Toro y con toques muy mexicanos. 




Friday, October 17, 2014

UNA JOYA EN MIS CIGARROS

ADVERTENCIA: La advertencia sobre la que hablaré en el presente escrito de este blog, que no es esta advertencia sino otra advertencia sobre la que leerán un poco más adelante, puede resultar perturbadora para aquellas personas que tienen el desagradable hábito del cigarro (no sé si el cigarro tiene hábitos, pero así suele decir la gente: "el hábito del cigarro"...) y también puede resultar perturbadora para cualquier otra persona que lo lea, aunque no sea fumadora o fumador. Pero, reitero, no se trata de esta advertencia, sino de otra, que se muestra a continuación:



Pues sí, amigas y amigos, una vez hecha la advertencia pertinente, y mostrado la advertencia impertinente, les agradeceré que pongan atención al primer párrafo de esto que tan atinadamente nos informa la Secretaría de Salud: 

El Humo de Tabaco (con mayúsculas, porque "Humo de Tabaco" debe de ser el nombre propio de un malvado asesino) contiene más de 4000 sustancias químicas que te matan gravemente.


Es necesario puntualizar, damas y caballeros, que te mata gravemente. No te mata ligeramente. Ni tampoco te mata irrelevantemente. Te mata gra-ve-men-te. 

Uno puede enfermarse gravemente. 

Uno puede herir a otra persona, o ser herido, gravemente.

Pero siempre que una cosa o persona mata a alguien, puees... lo mata gravemente. Yo digo. 

Pero, yo podría estar mal, por supuesto. No soy experto ni en gramática, ni en ortografía (se nota), ni en la gravedad con la que te mata un cigarro.

Ojo, antes de continuar con esta disertación gramática, semántica, mamónica y musical, debo decirles que, pese a ser fumador desde hace muchos años, NO estoy en contra de esta campaña, ni de la inclusión de estas imágenes que, por Ley, hacen las compañías tabacaleras en los empaques de sus productos. Soy un fumador consciente de que se está haciendo daño y de que, en un tiempo cercano, debo dejar de fumar. Mi mente lo sabe, mi ánimo no. En esa lucha permanezco desde hace un tiempo, y algún lado saldrá victorioso. Lo sé. 

Sin embargo, pese a no estar del lado del cinismo 'humófilo' de quien supone que esas imágenes tan feas y las frases alarmistas que las acompañan, no deberían estar ahí, con esta advertencia en particular sí tengo un problema. Las imágenes de la campaña son lo que son, y las frases dicen lo que es: el cigarro sí mata. Mi problema es cuando lo hace gravemente...

Debe recordarse, claro está, que este gazapo no es el primero que ocurre en este tema de las imágenes y advertencias que aparecen en los productos del tabaco. Ya se dio el triste caso de que, una de esas imágenes, pertenece a una mujer que pasó por el terrible trance de sufrir un infarto. No sé si la señora fuma o ha fumado alguna vez en su vida. El caso es que... nadie le avisó que su imagen en una cama de hospital y llena de tubos, circularía por las manos de cientos de miles de fumadores de todo el país. 



Aquí, la nota al respecto, por si no se enteraron del caso.


¿A dónde voy con todo esto? A que, en ese caso, que probablemente sea mucho más grave que la estupidez de redacción que yo estoy señalando, se empezaron a aventar la bolita entre las tabacaleras y la Secretaría de Salud. "No, pus que las cigarreras tomaron la foto"... "No, pus que la Secretaría debió revisar el contenido a publicar". Sí, pus.

Ya saben, cosas que no pasan en México.

Y, sin embargo... sí quisiera saber quién fue el genio que redactó esa advertencia cajetillil. En serio. Si trabaja para una tabacalera... caray, una capacitadita sobre cómo toda cosa que mata a la gente es, por necesidad, grave, no estaría nada mal. 

Si lo redactó alguien de la Secretaría de Salud, él y el funcionario que aprobó el envío de la advertencia para su impresión, así como el funcionario que otorgó el visto bueno a la aprobación de dicho envío, y el funcionario que puso el sello de Consentimiento de la Instancia Superior -jefe del que dio el visto bueno y del que aprobó el envío- así como el funcionario que... bueno, todos ellos, merecen ser despedidos gravemente de su chamba. O bueno, tal vez despedidos levemente. O simpáticamente. O como adverbialmente gusten y manden. Pero despedidos.

Toda esta anécdota de letras y enfermedades, no hace más que recordarme aquel chiste del hipocondríaco que -en uno de sus escasos lapsos saludables- asentó como última voluntad que, llegada la hora que él tanto había anunciado a sus parientes y conocidos durante toda su vida, su lápida tuviera escrita la siguiente frase:   

LES DIJE QUE SÍ ERA GRAVE, PENDEJOS...



Actualización, dos horas después de publicada esta entrada: Lo del Polonio también está gacho.

Thursday, October 16, 2014

OJO, MUCHO OJO (EN SERIO)

Pues, hace un rato me enteré de que intentaron asaltar a mi madre, así que esta será una entrada muy rápida, más con una intención de avisar el modus operandi que están usando, pues creo que es necesario que todos estemos alerta.

Mi madre fue a sacar un poco de dinero al cajero y ahí, al salir, la abordaron dos mujeres que dijeron ser "ecuatorianas" buscando una dirección que, a leguas, se escuchaba MUY sacada de la manga. Ambas se colocaron a los lados de mi madre, la tomaron de ambos brazos y comenzaron a caminar con ella sin darle oportunidad de moverse. De inmediato, comenzaron a hacerle toda clase de preguntas que NO podían tener nada que ver con unas ecuatorianas buscando una dirección: "¿y usted cobra pensión? ¿y de qué vive, si dice que no cobra? ¿y tiene esposo o vive sola? ¿y usted no tiene ahorros? ¿quién le deposita el dinero?" preguntas que mi madre contestó medio bien y medio mal; es decir, trató de inventar respuestas falsas, pero aún con ellas creo que no evitó revelar algo de su información. Sí, mi mamá es una mujer mayor a la que le sobra educación como para ser grosera y mandarlas al carajo a la primera pregunta, cosa que ya le instruí hacer inmediatamente para cualquier posterior ocasión que, ruego, nunca llegue. Que NUNCA dé datos, ni reales ni inventados. De inmediato se dice: "no tengo por qué darte datos" y alejarse. En fin. 

Siguieron caminando y, al pasar junto a un autolavado en donde mi madre conoce a uno de los "viene viene", ella se lo quedó viendo con cara de "por favor ayúdeme" y, afortunadamente, el señor captó el mensaje. Se acercó y saludó muy familiarmente a mi madre, tomándola de uno de los brazos y diciéndole, "¡venga, la ayudo como siempre a llegar a la farmacia!" y eso quitó a una de las dos mujeres de la jugada. Aún escoltados por ambas, llegaron a la farmacia, y en cuanto entraron, le avisaron al policía de guardia. Cuando el policía salió a ver, ya no había ni rastro de las supuestas ecuatorianas. 

Mi mamá logró llegar a su casa y bueno, sólo está asustada. 

Es claro, ayer fue quincena y esperaban quitarle lo que llevaba, - cantidad que no daba ni para comprar un mandado- o secuestrarla o no sé qué. 

Hay que cuidar a nuestros mayores, ojo, de nuevo están muy activos los delincuentes. Al contar la situación aquí en la oficina, de inmediato una compañera me dijo que a su abuelita le había pasado algo similar hacía poco. Encontró su recibo telefónico abierto, y posterior a ello, comenzó a recibir llamadas de "bancos", preguntándole -igualmente- datos de sus ingresos, pensiones, etc. etc. Desgraciadamente, también fue inocente y dio más información de la conveniente, pues la conveniente es: NADA.

Platíquenlo con sus viejitos, insístanles en ser un poco más desconfiados. Es triste, es malo que tengamos que vivir en una ciudad que es tan diferente a lo que ellos conocieron, pero... por ahora es lo que es, y tenemos que ayudarles a protegerse. 

Wednesday, October 15, 2014

YUNTAS DE PADRES DE FAMILIA

Aceptémoslo: todo padre que tiene la fortuna de poder llevar a sus hijos a la escuela, lleva en ello un riesgo inherente para su propia persona: el tener que asistir a las llamadas Juntas de Padres de Familia.

No sé a ustedes, pero a mí esas juntas siempre me han causado un malestar generalizado, previo y durante mi asistencia a ellas. Me cagan, para decirlo elegantemente. De entrada, jamás ocurren en un horario que tenga por objeto el no afectar las actividades cotidianas de los padres. Así pues, uno tiene que andar ahí, días antes, poniéndole cara de Gato-de-Shrek-Godínez a sus jefes para "poder llegar una hora y media más tarde a la oficina, su mercé patroncito". Eso, al menos, quienes pertenecemos a ese hermoso y godínico mundo del que les hablo. Los potentados dueños de sus propias empresas... a veces ni eso pueden hacer. De verdad, muchos de los profesionistas o dueños de negocios que trabajan por su cuenta, se las llegan a ver más negras aún para asistir a esas juntas. Que, además, debe decirse, muchas de esas reuniones tienen la misma utilidad que una Comisión de Derechos Humanos en Guerrero.

Sin embargo, aunque no sirvan para mucho, hay que asistir. ¿Por qué? Porque la Ley de Murphy es omnipresente y, el día que decidas no aparecerte en esa junta, entregarán el único papel que será requisito indispensable para que tu hijo ingrese en cualquier universidad del mundo. No importa si la junta tiene lugar cuando tu retoño esté en kinder: el día que faltes, le joderás la vida. Creedme, escépticos del mundo, creedme.

Por estas y otras razones, uno termina yendo (o siendo llevado a rastras) a casi todas las juntas de padres de familia a las que es convocado. Y es entonces cuando se topa con que las dichosas reuniones tienen agendas que intentan ser ejecutivas, pero que son sistemáticamente saboteadas por aquellos a quienes, se supone, les interesaría más que el trance dure lo menos posible: los padres.

Explico.

Primero, las maestras, maestros y/o autoridades, intentan iniciar a tiempo. Esto rara vez es posible, porque las mamás TIENEN que saludarse. Es a huevo. No puede ser después de la junta: es en-el-mo-men-to-de-lle-gar. Punto. Claro, si llegaran 15 minutos antes del inicio, sería aceptable -y hasta aplaudible- su despliegue de habilidades de socialización intermatriarcal. Pero resulta que llegan 14 segundos antes del inicio de la reunión y, en ese entonces, saludan a todos y a todas, se preguntan por parientes, dolencias, rumores picantes sobre cualquiera de las ausentes... y recetas de cocina. Eso hace que la reunión comience con media hora de retraso. Mental. 

Una vez que los educadores logran, a fuerza de tiernas caricias con un bat de beisbol, sentar a las madres con ansias comunicativas (y también hay padres socialités, debo decir, aunque no es mi caso), la junta comienza formalmente. Aparentemente.

Después de presentar un breve intento de agenda u orden del día de la reunión, comienzan a surgir los primeros "padres participativos": "Oiga, Miss, ¿pero qué no íbamos a hablar también del problema con las tareas de Inglés?"... la maestra, entonces, mira al cielo, como pidiendo paciencia, o como si acabara de dejar escapar un gas que la agobiaba mucho, y responde: "Sí, señora, eso lo vamos a tratar en el punto que dice: 'Asuntos de la clase de Inglés', ¿le parece?"... "Oiga, Miss, ¿pero por qué empezamos tan tarde? ¡No nos va a dar tiempo!" <--- esto siempre lo dice la "Flor más bella del Ejido", que llegó al último y saludando a todos como si fuera coctel de las damas vicentinas. Siempre hay, cuando menos, 2 impugnadores o comentadores espontáneos de la agenda. Y mi hígado sufre. 

Posteriormente, se logra dar a conocer a la asamblea algunas informaciones, ideas generales acerca de lo que se espera de los alumnos y los padres, o datos sobre el desempeño general del grupo si es que la junta ocurre ya cuando ha avanzado un poco el año escolar. Cada tema presentado corre, igualmente, el riesgo de ser sabot... bueno, interrumpido atinadamente por los "padres participativos", en el 90% de las ocasiones para preguntar cosas como "Miss, ¿es cierto que las operadoras del 040 son frígidas?"... "Miss, ¿por qué no han puesto clases de Manejo Elegante de Palillos Chinos al Comer como actividad optativa?"... "Miss, eso que trae entre los dientes ¿es cilantro o epazote?" Cierto, no llegan a ser muchas las interrupciones, pero... de verdad, lo que cada una de ellas aporta para el conocimiento útil de todos -que por eso estamos ahí- es mínimo o nulo.

Algo que me molesta profundamente (aún más que lo anteriormente descrito) es cuando varias madres y padres engendran en panteras y convierten la reunión en la alhóndiga de Granaditas, con pípila y todo, por el triste hecho de que a sus hijos "no les fue bien este mes". De verdad, trato de ser paciente y aguantarme. Pero cuando sí me sale lo Jack Torrance, es cuando los maestros y maestras acceden a "bajarle el nivel" a la materia o materias en las que se está dando un promedio bajo de notas. Ahí sí, mi muuuy mamerta postura siempre ha sido: "por favor, a mis hijos NO les bajen el nivel de nada". De verdad, tengo muy claro que, si no les fue bien en un mes YO me encargo de que les vaya bien el próximo, pero no a expensas de convertir la clase y los exámenes en un ejercicio de Dora la Exploradora. No siempre les va bien a mis hijos, pero ni siquiera cuando les ha llegado a ir mal, me pongo en el plan de "Aaaay, bájenle al niveeeel, pooorfis..." ¿para eso los voy a mandar a la escuela? ¿para, desde mi postura de adulto, reducirles las expectativas y alcances de sus propios retos sólo porque nos costará más trabajo A TODOS que cumplan con lo que se estableció desde un principio? Honestamente, no. Nunca. Si algo no me queda claro sobre la manera en la que se calificó, lo pregunto o hago una cita personal para entender qué falló, pero armar mítines en honor a la mediocridad, jamás.

Finalmente, llega esa sección que tienen casi todas las juntas del mundo, sean escolares o de trabajo, llamada: "Asuntos Generales", que bien podría llamarse "Loqueseleshinche", para ser más claros. Sólo que, en las reuniones de padres de familia, esa sección debería de ser titulada "Bienvenidos a la enternecedora y simpática sección: MI HIJITO". Es ahí, en donde las abnegadas y abnegados madres y padres mexicanos (ya sé, eso no estuvo bien escrito, pero bueno) se explayan sobre asuntos que son todo menos generales. TODAS son anécdotas y preguntas particulares sobre "lo que le pasó a mi hijito". 

"Ay, miss, es que mi hijito ya se ha enfermado dos veces y la enfermera no le da barbitúricos, ¿usted cree?"

"Oiga, es que mi hijito me hizo reír mucho el otro día porque me dijo que usted se ríe como hiena en cámara de gases"

"Pues Miss, yo le agradezco la reunión, pero antes de irnos, déjeme decirle que mi hija la admira mucho" <-- esta es la clásica barbera...


Y bueno, ¿saben a qué conclusión llego en todas y cada una de las reuniones de padres de familia a las que asisto? A que la única esperanza, medianamente alcanzable, de un futuro prometedor para la niñez y juventud mexicana, es la orfandad. Preferentemente a una edad temprana. No quisiera decir que tendría que ser algo programado por el Estado, pero... caray, en serio, papás, mamás: el lastre no son los maestros, ni los políticos, ni los programas escolares. Aportan algo de peso a ese atraso de décadas que llevamos con respecto a otros países, pero... en serio, el peor lastre de nuestros hijos, somos nosotros, sus padres. 

Pensémoslo. Y ya, es todo lo que me queda decir por el día de hoy.