Tuesday, April 26, 2016

El Problema de Autopercepción en México.

Dado a que el artículo causó algo de revuelo el día de hoy por la mañana, me permito dejar aquí una traducción libre del mismo.

Se trata de "Mexico’s Self-Image Problem", artículo escrito por Ginger Thompson, y publicado en el New York Times.

Aquí, el vínculo al artículo original:


http://www.nytimes.com/2016/04/26/opinion/mexicos-self-image-problem.html


Y aquí, la traducción de su servidor. No sé si estoy de acuerdo con todo lo que en él se dice, ni cómo se dice. Lo que sé es que un punto de vista distinto puede ayudarnos a ampliar una visión que, por muchos momentos, nos ahoga y enceguece.

--------------------------------------------------------------------------------------


El Problema de Autopercepción en México.


DURANTE mis muchos años como corresponsal en México, algunos de mis mejores reportajes tuvieron lugar alrededor de las mesas en las que cenaba. Así que, en un viaje reciente en el que regresé, cené con un buen rango de antiguos contactos, para actualizarme en el cómo está manejando México sus retos de mayor presión, como la masacre de estudiantes en el Sur del país durante 2014, que conmocionó al mundo y encendió protestas a lo largo de todo el territorio.

Pero, de lo único de lo que todos querían hablar, era de Donald Trump.

Mis compañeros de cena no estaban solos en su fijación. Cerca de una semana después, el gobierno mexicano anunció que pondría en movimiento a sus cuerpos diplomáticos para responder la retórica anti-México que emanaba de la campaña de Trump, la cual –declaró un funcionario al Washington Post- amenazaba con ‘dañar la imagen de México en los Estados Unidos’.

El domingo, de cualquier modo, México mostró que el daño más profundo a la imagen del país, es autoinflingido.

Un panel de investigadores independientes publicó su reporte final sobre la masacre en el estado de Guerrero, que dejó a 43 estudiantes de una escuela para maestros rurales en Ayotzinapa como desaparecidos y, presumiblemente, muertos. Sus hallazgos fueron devastadores.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), cuyo trabajo ha conducido al enjuiciamiento de militares colombianos de alto nivel, a un dictador guatemalteco y a compañías petroleras norteamericanas, no sólo aportó la más escalofriante reseña de lo que los estudiantes sufrieron durante aquella noche en septiembre de 2014, sino que también mostró que el gobierno mexicano ha, por decir lo menos, conducido mal la investigación, y muy posiblemente ha intentado el encubrimiento.

Como fue reportado por el New York Times, el panel describió una noche “de confusión y terror”, con oficiales de la policía utilizando los sistemas de comunicación oficiales para monitorear una caravana de autobuses llena con estudiantes. Uno de los choferes de estos autobuses recordó a los oficiales apuntando su arma a los estudiantes, diciendo “los vamos a matar a todos”.

Una de las teorías del grupo fue que los estudiantes, sin saberlo, habían abordado un autobús lleno con heroína de traficantes de droga. Para ayudar a los traficantes a recuperar su droga, las autoridades apostaron bloqueos en carreteras para interceptar a los autobuses, y después les dispararon.

Los miembros del panel expresaron su profunda frustración de ser incapaces de llegar al fondo de esta hipótesis, y otras, por la secrecía y tardanza de las autoridades mexicanas. También acusaron al gobierno de permanecer sospechosamente callado durante una maliciosa campaña en medios que buscaba desacreditar el trabajo del grupo.

Los funcionarios parecen estar más preocupados con las rastreras declaraciones del Sr. Trump acerca de su país y su gente, entre ellas, el referirse a los mexicanos como ‘violadores’. Estas son, por supuesto, infundadas y ofensivas. Pero ¿cómo puede mejorar realmente la imagen de México si sus líderes fallan en demostrar algún nivel de compromiso para acabar con los abusos e impunidad que importan más a su propia gente?

Después de la publicación del reporte, la condena se derramó con abundancia. “Si así es como México investiga los casos de alto perfil, imaginen lo que ocurre cuando nadie ve”, escribió Eric Witte, un ex consejero, al presidente de la Corte Penal Internacional. Erika Guevara-Rosas, la directora de Amnestía Internacional para las Américas, dijo a The Associated Press, “Parece no haber límites a la determinación absoulta del gobierno mexicano para esconder la tragedia de Ayotzinapa bajo la alfombra.”

Los académicos, abogados y otros mexicanos con quienes conversé recientemente, se sorprendieron de lo mucho que la imagen del presidente Enrique Peña Nieto ha decaído en sólo 2 años, cuando era aclamado en la portada de la revista Time como el salvador de su país.

Presentándose a sí mismo como una nueva clase de político mexicano, el Sr. Peña Nieto se enfocó en promover reformas económicas y descuidó los asuntos de seguridad – como las decenas de miles de personas que han sido asesinadas o desaparecidas como parte de la lucha del país contra los traficantes de drogas- que definieron la agenda de su predecesor. Respondió al amplio reclamo sobre la masacre de los estudiantes accediendo a invitar al panel de expertos independientes a revisar el caso, una maniobra sin precedentes en México. Pero una vez que quedó claro que el panel no serviría como comparsa, una campaña de desprestigio cuidadosamente calibrada dio inicio, y la petición del panel para contar con más tiempo para concluir su trabajo fue negada.

Lo que obtuve de las conversaciones con los mexicanos con los que hablé –quienes son en su mayoría personas que viven en ciudades, no en comunidades rurales- fue cinismo acerca de la idea de que las cosas pueden mejorar, y una exhaustiva relación de historias de abuso y corrupción. La campaña del Sr. Trump, por otro lado, podría ser menos relevante, pero oprime los botones nacionalistas mexicanos. Los mexicanos son enseñados desde la primaria a ser desconfiados del tío Sam. Es muy fácil tomar la retórica del Sr. Trump como un ataque personal, y exigirle al gobierno hacer algo al respecto.

El Sr. Trump está siendo, en parte, usado por el gobierno como una distracción. Es más simple enfocarse en los demonios extranjeros, que en los internos, particularmente cuando el extranjero derrama las actitudes racistas que –sospechan- muchos norteamericanos comparten. “Siempre ha sido más fácil para el gobierno mexicano unir a la gente en torno a preocupaciones sobre intervenciones externas, que en torno al duro trabajo que necesita hacerse para reformar el país”, dijo Andrew Selee, un académico del Centro Woodrow Wilson.


Esa dinámica tiene un papel más notable en los medios, que dependen de los cientos de millones de dólares que el gobierno invierte en anunciarse. Un día después de que el panel anunció su reporte, uno de los diarios principales de México, El Universal, publicó la historia al final de la primera plana. A ocho columnas, estaba una entrevista con el nuevo embajador de México en Washington, describiendo sus planes para responderle al Sr. Trump. El encabezado decía: “Sada: no será México punching bag de EU

..

Monday, February 29, 2016

LOS PRIVILEGIOS

En días recientes, los medios de nuestro país han difundido declaraciones de diversos personajes que, si bien han dicho cosas que parecen tener la mejor intención de inspirar un ánimo trabajador y de superación entre quienes les escuchen, han causado malestar por la falta de de sensibilidad que se percibe al venir de personas que viven en un entorno mucho más favorecido que el de la gran mayoría de la población. No existe, en sí mismo, algo condenable en conminar a todo mexicano a trabajar más para superarse, sin embargo... el hacerlo de un modo poco cuidadoso y sin pensar, suele tener el efecto contrario. Esto ha ido desde el "Chínguenle más" hasta el "Me la pelas" o el "A mí nadie me ha regalado nada". ¿Qué hay en común en los personajes que pronunciaron esas frases? Tal vez no mucho. Sin embargo, son desplantes que nos hablan de quien se ha desarrollado en un entorno privilegiado, y que de pronto parece olvidar que ese entorno no es el mismo para todos en este país. 


Sin tener la intención de ir más allá de provocar una reflexión personal, me permití traducir un cómic que hizo Toby Morris, caricaturista Neo Zelandés. Este cómic, en específico, fue publicado en mayo de 2015, y tuvo un gran impacto, pues muchas personas encontraron en él un mensaje importante. Habla, simplemente, de eso: los privilegios. Y, también, de lo fácil que es olvidarnos cuando hemos nacido y crecido inmersos en ellos. 



Aclaro que hice la traducción más literal posible, incluidos los nombres. Si alguno de los nombres  que aparecen mencionados en el cómic les parece una alusión a alguno de los personajes que pronunció las frases con las que abrí esta entrada, no es intencional, sino real y totalmente casual.



Para otorgar el debido crédito a la fuente original, y permitir a ustedes corroborar la versión en inglés, dejo el enlace, esperando que vean no sólo ese cómic, sino el resto de ellos, ya que me parece que es un caricaturista magnífico. De manera simple y clara aborda problemas, locales o generales, que nos llevan a hacer eso que a veces olvidamos hacer: pensar.



Cómic original:


Página de Toby Morris:

Y, sin más que decir, los dejo con el material en cuestión:








Friday, February 13, 2015

INMORTALES DEL TABLE DANCE: EL RAPIDÍN



Llegamos, de nuevo, a este inefable y viernero momento en el que dirigimos nuestra mirada a lo profano, a lo pocosanto, a lo pecable. 

Disfrutemos de Inmortales del Table Dance.


Hoy nos vamos rapidín con los puros videos de piezas que los harán moverse y arrancarse la ropa. Además es día previo al 14 de febrero, así que... pues sí, un rapidín.



Esta es, "Red House", de Jimmy Hendrix, interpretada por Joe Satriani, Eric Johnson y Steve Vai. Épica hasta el punto del éxtasis. MUY bailable. Peeero... larga, muy larga. Ahí radica su dificultad, o su fortaleza, a la hora de hacer un striptease. Tómelo en cuenta.





Esta es 'I touch myself' de Divinyls y... más obvia no puede ser. En letra, en ritmo, en intención. En lo que sea. Trae por todos lados el erotismo. Disfruten, bailen.





Como si no bastara con pertenecer a la banda sonora de una película inolvidable como "Leaving las Vegas", esta canción puede ser usada para cualquier cosa: para llorar, para emborracharse, para cachondearse... en fin. Es enorme. Con ustedes, 'Come rain, or come shine', de Don Henley.



Y por ahora, pues ya. Corramos.

Por si su interés es el suficiente, y no conocían esta tan teibolera serie que habita algunos rincones este humilde blog, les dejo los antecedentes de la misma:

http://elpeaton.blogspot.mx/2013/05/inmortales-del-table-dance.html

http://elpeaton.blogspot.mx/2013/05/inmortales-del-table-dance-ii-las-5.html

http://elpeaton.blogspot.mx/2014/10/inmortales-del-table-dance-iii.html

Thursday, November 13, 2014

Un cumpleaños que merece letras

Hoy cumple años la otra parte de mí. La que vive fuera de mi cuerpo, pero jamás abandona mi corazón.

Es la que lleva en sus ojos la semilla de mi sonrisa, y con su voz va deletreando cada sílaba de mis suspiros. Ella, la que me hace enamorarme como un idiota con sólo dibujarse una sonrisa en el rostro, la que me enseña que la eternidad se encuentra en ese segundo en el que ondula su cabello.

Ustedes tal vez no lo saben, pero sus brazos son infinitos. Ella les ha enseñado a abrazarme la piel, el alma, las tristezas, los sueños, las promesas, los tropiezos y todas las mañanas que tengo pendientes de pasar a su lado. Todo ello cabe entre sus brazos de mujer y su torso de cielo... mi trozo de cielo.

Ella nació en un día como hoy, llenándole la vida a sus padres, y yo nací en el momento en el que sus ojos llenaron los míos. Su cumpleaños, de algún modo, resulta precursor del mío.

Felicitarla por su cumpleaños, me resulta imprescindible. No sólo por que sea mi esposa y yo la ame profundamente, sino porque, aún en el hipotético caso de que no fuese la mujer con la que despierto cada día, con sólo conocerla un minuto no me quedaría otro remedio que admirarla como se admira lo inalcanzable. 

Yadira va por la vida transformándonos la existencia en un milagro cotidiano, en un supermercado de sonrisas en oferta, volviéndonos depositarios de una felicidad cercana, simple, permanente, propia. En sus propias palabras: haciendo lo extraordinario en medio de lo ordinario.

Hoy, agradezco a Dios el que me permita continuar a su lado, que me deje abrazar a ese milagro de tamaño pequeño, de infinita mirada y una voz que sabe acariciar hasta cuando se encuentra en silencio. Hemos estado juntos en buenas y malas, nos hemos acompañado las risas y besado las lágrimas. Nada más le puedo pedir a la vida, que pasarla a su lado. Para seguirla mirando cuando ella duerme, o cuando mira hacia algún otro lado. Para seguirle cambiando el nombre, diciéndole "animalito", "monstruo", "mostrenco", "vida", "cielo", "eterna", "mágica", "esposa", "novia", "sueño"... mujer.

Todo esto, sólo para decir: ¡Feliz Cumpleaños! Te amo toda. Te espero siempre.

Thursday, October 30, 2014

CHISMES DE LAVADERO (II)

Bueno, sin más preámbulo, ahí les va, pero no se lo cuenten a nadie. Porfas. 

"Peña Nieto se está muriendo de cáncer, y todas las protestas y problemas que están haciendo en el país, los están haciendo a propósito para que se muera más rápido."

De este no puedo revelar la fuente, porque estaría mal que yo ande diciendo que me lo dijo mi mamá.

Y bueno, a ella se lo dijo una vecina. 

Que, a su vez, recibió la información de la señora que coordina el grupo del Rosario de los Jueves. 

Quien, de igual forma, recibió el dato del señor del puesto de periódicos, que siempre está muy bien enterado de todo lo que ocurre...


Y bueno, ya saben, si llega a ocurrir, pues yo se los dije primero. Además, si llegase a comprobarse como cierta esta información, tendríamos una prueba contundente en favor de la rumorología popular, teniéndola como fuente de incuestionable veracidad de aquí en adelante, por encima de cualquier lógica de la información institucional e institucionalizada que actualmente prima en nuestro entorno social mexicano.



(Regreso en unos minutos, para más información veraz y oportuna)  






Wednesday, October 29, 2014

CHISMES DE LAVADERO (I)

Estamos en el peor de los escenarios: los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa no aparecen. Y nuestros políticos, tanto los profesionales como los espontáneos, están en el más pleno ejercicio de aquello que denota una condición médica patológica conocida como "Caldearlosánimosaloimbecilosis Aguda", que también se conoce como: "Gastar tiempo y energía en pendejadas". Veamos algunos hechos:

1. Los Abarca son los lobos malos de este cuento. De eso, parece no haber ninguna duda. Ellos ordenaron la detención y desaparición de los participantes en la protesta, según han confirmado diversas versiones, mientras ellos acudían tranquilamente a un baile del pueblo. 

2. Ahora la pregunta que flota en el aire ya no parece ser: "¿en dónde están los Abarca?" y, mucho menos: "¿En dónde están los 43 desaparecidos, o sus restos... o alguna señal de su destino?". No. La pregunta de moda en este momento es: "¿Y quién, en algún momento de la historia, se tomó fotos con los Abarca?" Eso, amigos míos, es lo importante, lo que cuenta. A quien culpar de complicidad sobre el argumento más estúpidamente endeble que pueda imaginarse: cualquier foto de campaña o actos públicos en los que el alcalde prófugo y/o su esposa hubiesen aparecido. 

3. Entiendo que el comunicado que disparó aún más la efervescencia de las acusaciones, condenas y peticiones de cabezas de uno y otro bando -bandos conformados, en este caso, por la izquierda morena y por el PRI de siempre-, es aquel que se publicó el domingo, en el que el líder del PRI hacía señalamientos de complicidad por el supuesto conocimiento de Andrés Manuel López Obrador de los nexos de Abarca con el crimen organizado, en el momento en el que fue postulado por el PRD como candidato a la alcaldía. Fue, sin duda, un golpe bajo, barato y fuera de lugar. Pero, ¿a que no saben qué? El primer golpe no lo dieron ellos, esa fue la reacción, vulgar sin duda, injustificada a todas luces, pero explicable.

4. El primer golpe lo dieron toooooodos aquellos fervientes aborrecedores de Peña Nieto, que en todo lugar y en todo momento se siguen aferrando a consignas y hashtags como #RenunciaEPN, vinculando directamente la permanencia del primer mandatario con la imposibilidad de encontrar a los desaparecidos. Debo decir que no tengo ninguna objeción en que Peña Nieto renuncie, ya que no le tengo ni simpatía, ni confianza. Sin embargo, en serio, en el mundo real, en este México en el que vivimos ¿qué creen que implicaría la renuncia, jamás vista, de un Presidente? No, tranquilos, no les voy a pintar un escenario de caos como el que acostumbran pintar muchos políticos cuando se plantea una situación que no les conviene. 

5. En el remotísimo y opiáceo caso de que renunciara Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República, creo que el país no colapsaría. No habría revueltas en las calles, no seríamos invadidos por potencias extranjeras, no nada. Tampoco ocurriría -y con esto no quisiera provocar las lágrimas y sollozos de los principales promotores de aquellos temas de #RenunciaEPN, aunque sé que de todos modos llorarán al leerme- ese tan esperado milagro de ver, ipso facto, elegido a Andrés Manuel López Obrador como Presidente. Yo les pregunto, ¿por qué habría de ser así? A menos que se tratara de una toma armada del poder, vía el golpe de Estado, AMLO no cuenta con nada que lo suponga siquiera como primer candidato a acceder a la anhelada silla presidencial inmediatamente, en caso de una renuncia espontánea del actual ocupante de dicho asiento. Discúlpenme, pero si la idea es "regresar a la democracia", entronizar a un tlatoani como López Obrador por la vía de la aclamación popular, sería justamente lo contrario a una democracia.  ¿Saben qué ocurriría? Que se tendría que convocar a nuevas elecciones, mientras se tiene un gobierno interino. Una vez que dichas elecciones las ganara -en caso de que ganara, claro- López Obrador, tendría que tomar posesión en un tiempo perentorio sensato no menor a 3 meses. Y claro, tendría que conformar un gabinete. Y dicho gabinete tendría que entrar en funciones, y entonces, comenzar a operar cualquier cosa maravillosa y visionaria que dicho gobierno tuviese a bien intentar operar. 

6. Pongámoslo en tiempos: si el día de mañana, 30 de octubre de 2014, se diera ese escenario de la renuncia que hace babear de emoción a los pejeaficionados, pasarían cuando menos 6 meses para iniciar cualquier labor del nuevo gobierno. Osea que por ahí de marzo o abril de 2015, tendríamos la oportunidad de presenciar las primeras acciones de gobierno que, por supuesto, no se notarían sino hasta algunas semanas después, en el mejor de los casos. 

7. ¿A que voy? A que exigir a voz en cuello la renuncia del presidente actual, poniendo como pretexto la necesidad de esclarecer inmediatamente los crímenes ocurridos en Ayotzinapa es, en mi opinión, una estupidez de proporciones que rebasan la esfera humana, la animal y la mineral. No tiene nada que ver una cosa con la otra. La renuncia de ese personaje no contribuye en nada, y sí entorpecería en mucho, el esclarecimiento de lo que sea que haya ocurrido en Ayotzinapa, si es que se esclarece alguna vez, esté el gobierno que sea en el poder. 

Como lo dije, no soy ningún fan de Peña Nieto, ni mucho menos me agrada que México haya regresado a un régimen que durante más de 70 años probó su incapacidad de hacer prosperar al país. Pero, si me disculpan, tampoco puedo estar a favor de un López Obrador quien, con sus acciones, ha demostrado tender a un sistema de gobierno por imposiciones, más que por consensos. Si no me creen, aquí les dejo otra perla para su reflexión: considero a López Obrador tan responsable como Peña Nieto de esa reforma energética que tanto les duele a los lopezobradoristas. ¡Ah! Y por cierto, ya que estoy en eso, les platico que esa tan aporreada reforma, es la más benévola de las que nos han empinado en este sexenio, pero en la siempre beligerante 'izquierda mexicana' son tan ciegos que no parecen darse cuenta, y prefieren aferrarse a la que es más fácil de vender. 

Y, por si a estas alturas se están preguntando por mi posible vinculación con la 'ultraderecha', debo decirles que la única cosa que se me pone ultraderecha es la ver... bueno, ya para qué seguimos por ese camino. Porque, a final de cuentas, tampoco intentaría siquiera defender los 12 años de gobiernos panistas como lo mejor o lo menos malo que le ha pasado a México. Ni siquiera se acercan a ello. 

Así pues, seguimos en un país en el que nos movemos más en el terreno de los chismes de lavadero, de los rumores de pasillo y los discursos de cantina. Y, por supuesto, en el activismo de sillón y de hashtag. Con todo eso, ahí la llevamos, y de seguro nos espera un gran futuro. 

Para contribuir con todo ello, que tan pintoresco es, les dejo esta foto con otros de los posibles cómplices de los Abarca, para que empiecen por favor a reportarlos como probables responsables de lo ocurrido de Ayotzinapa.


De izquierda a derecha: Mickey, Baby Bop, Lilo, Minnie, José Luis Abarca, Gaspar, Baltazar, Melchor, María de los Ángeles Pineda, Woody, Tigger, y un mono que no quiso dar su nombre. Si los identifica, repórtelos a la PGR




(Más chismes y rechismes nacionales, en nuestra próxima entrada, ¡no se despeguen de Botaneando, amiguis!)

Tuesday, October 28, 2014

ANABELLE

Y bueno, aquí es donde uno confiesa sus errores, ¿verdad? 

Pues resulta que mi hijazo y yo también fuimos víctimas de la publicidad sobre la película Anabelle, y fuimos a verla. 

Debo decir que, desde un principio, intuí que la pelicula no sería tan buena, pero de todas maneras hubiera ido a verla porque fue mi hijo el que lo propuso. A sus 12 años, como que le está agarrando el gusto a esto del cine de terror y, como a mí me encanta, me emociona en sobremanera que él se vea atraído por dicho género. 

Ahora, hay que decir una cosa: Yo gusto de las películas de terror. No soy fan. No soy conocedor. No soy el que se compra las obras completas de Darío Argento o La Noche de los Muertos Vivientes, versión original autorizada y firmada por George Romero (Incluye subtítulos en húngaro, brasileño de favela e inglés de Tepito). No. No hago eso.

Veo cine de terror porque se me antoja, y veo casi pura maravillita comercial. No voy más allá. Esto lo digo porque los verdaderos fans del cine de horror siempre encuentran un modo de hacerte sentir que lo que ves son películas de Walt Disney con un poco de sangre adicional. Nada es lo suficientemente aterrador, para un fan hardcore del cine de horror. Nada. 

Habiendo aclarado lo anterior, les cuento que el sábado nos fuimos a ver Anabelle. Traíamos el antecedente fresco de haber visto El Conjuro apenas una semana antes y eso también nos motivó. La verdad es que El Conjuro me pareció buena, y es la clase de cine de terror que logra hacer mella en mi ánimo con ciertos elementos muy simples. Básicamente, al ver cine de terror, yo espero que el filme me cuente algo que yo no sabía o imaginaba, y que sea algo que me parezca lo suficientemente perturbador como para quitarme el sueño por una noche. Eso me encanta. Tiene que ser más bien algo a nivel de concepto o historia, por encima de lo que puedan aportar los efectos especiales o las actuaciones, que son elementos que también cuentan, pero suelen ser cosas que, en mi caso, me espantan en el momento de verlos, sin provocar un miedo duradero.

Este es el caso de Anabelle. Es una película que espanta, pero no te deja con miedo. Al menos a mí no. Sí, la muñeca es fea. Estúpidamente fea, diría yo. Lo suficientemente fea como para que nadie, ni loco ni poseído, la hubiese comprado. Creo que ese es el primer error de la película. En otras historias de muñecos poseídos, diabólicos o similares entidades juguetrónicas, por lo general el juguete parece ser normal y hasta bonito o amigable. Acuérdense del mismísimo Chucky. Antes de que un asesinoijoelachingá lo agarrara como último recurso para meterle su alma al estar agonizando, Chucky era un muñeco, digamos... bonito. Agradable, pues. Casi simpático. Pero ya que acuchilló a unas cuantas personas, pues perdió la gracia ¿no? Bueno, el caso es que Anabelle nunca logró eso en mí: esa simpatía previa que se destruye al contacto con El Mal. 

Claro, a Anabelle tampoco le ayuda el antecedente de que, al entrar a la sala, todos sabemos que ella es una muñeca diabólica, pues la publicidad de la película lo anuncia claramente. Además, habiendo visto El Conjuro, uno necesariamente conoce ese antecedente. Pero, vuelvo a lo mismo... ¿tenía que ser tan encabronadamente fea de entrada? Nació fea, no se hizo fea por la maldá. Eso, le quita el chiste a cualquier cosa, yo digo.

Después de eso, ¿les cuento qué hace la muñeca? 









Nada. Absolutamente pinches nada.


¡En serio! Ya analizándola después de verla... el papel de la muñeca es asustar por lo fea que está, pero en realidad los actos de maldad como tal son expresados y ejecutados por entidades, vivas o no vivas, ajenas a la muñeca. De hecho, lo explican en la película anterior: los objetos no pueden ser poseídos ni por demonios ni por espíritus, son canales por los que las entidades malignas buscan poseer a personas. Bueno. Ok. Pero... ¿no podían haber hecho que la muñeca tuviese un papel un poco más activo? Fuera de estar en lugares en donde no estaba y cambiar de posición cuando nadie la ve, casi nunca la ves haciendo algo... y el resto de las entidades asustantes de la película... pueeees... como que sí pueden llegar a dar miedo pero, honestamente, se quedan cortas. 

Además, me parecía mucho más interesante la historia planteada en El Conjuro, de cuando la muñeca llega a manos de unas enfermeras y los esposos Warren se topan con el caso... se enteran de que la muñeca se movía por su cuenta, y les dejaba recaditos por toda la casa a las enfermeras que la adoptaron. Interesante caso del cual no sabemos nada más, hasta que, después de que pasaron quién sabe qué cosas, nos muestran que dejaron a Anabelle encerrada en una vitrina con visibles letreros que arrojan al visitante la advertencia de que, por ningún motivo, jamás se abra dicha vitrina, que además es bendecida -junto con otros objetos asociados a experiencias paranormales que los Warren guardan y exhiben a manera de museo- cada semana por un sacerdote.

Pero, pos no. No tocaron esa parte de la historia. Se quisieron ir más atrás e intentaron mezclar aquella historia tristemente real de los asesinatos de La Familia de Charles Manson, con ficciones como Chucky y Poltergeist. ¿El resultado? Lo que dije: gracias al sonido y a algunos efectos más o menos bien logrados, los va a espantar. ¿Pero quitar el sueño? Yo creo que no. 

En mi caso, el mejor premio fue pasar una tarde divertida con mi hijo, lo cual es algo que, más allá de la película que sea, vale cada segundo.

Como último regalo, y por si no la habían visto nunca, les dejo la fotografía de la muñeca Anabelle real. Su aspecto inocente me parece mucho más escalofriante que el forzado aspecto diabólico de la de la película. Pero, como siempre, aquí lo que cuenta, amables personas que me leen, es su opinión, y no la mía.