Thursday, November 13, 2014

Un cumpleaños que merece letras

Hoy cumple años la otra parte de mí. La que vive fuera de mi cuerpo, pero jamás abandona mi corazón.

Es la que lleva en sus ojos la semilla de mi sonrisa, y con su voz va deletreando cada sílaba de mis suspiros. Ella, la que me hace enamorarme como un idiota con sólo dibujarse una sonrisa en el rostro, la que me enseña que la eternidad se encuentra en ese segundo en el que ondula su cabello.

Ustedes tal vez no lo saben, pero sus brazos son infinitos. Ella les ha enseñado a abrazarme la piel, el alma, las tristezas, los sueños, las promesas, los tropiezos y todas las mañanas que tengo pendientes de pasar a su lado. Todo ello cabe entre sus brazos de mujer y su torso de cielo... mi trozo de cielo.

Ella nació en un día como hoy, llenándole la vida a sus padres, y yo nací en el momento en el que sus ojos llenaron los míos. Su cumpleaños, de algún modo, resulta precursor del mío.

Felicitarla por su cumpleaños, me resulta imprescindible. No sólo por que sea mi esposa y yo la ame profundamente, sino porque, aún en el hipotético caso de que no fuese la mujer con la que despierto cada día, con sólo conocerla un minuto no me quedaría otro remedio que admirarla como se admira lo inalcanzable. 

Yadira va por la vida transformándonos la existencia en un milagro cotidiano, en un supermercado de sonrisas en oferta, volviéndonos depositarios de una felicidad cercana, simple, permanente, propia. En sus propias palabras: haciendo lo extraordinario en medio de lo ordinario.

Hoy, agradezco a Dios el que me permita continuar a su lado, que me deje abrazar a ese milagro de tamaño pequeño, de infinita mirada y una voz que sabe acariciar hasta cuando se encuentra en silencio. Hemos estado juntos en buenas y malas, nos hemos acompañado las risas y besado las lágrimas. Nada más le puedo pedir a la vida, que pasarla a su lado. Para seguirla mirando cuando ella duerme, o cuando mira hacia algún otro lado. Para seguirle cambiando el nombre, diciéndole "animalito", "monstruo", "mostrenco", "vida", "cielo", "eterna", "mágica", "esposa", "novia", "sueño"... mujer.

Todo esto, sólo para decir: ¡Feliz Cumpleaños! Te amo toda. Te espero siempre.

Thursday, October 30, 2014

CHISMES DE LAVADERO (II)

Bueno, sin más preámbulo, ahí les va, pero no se lo cuenten a nadie. Porfas. 

"Peña Nieto se está muriendo de cáncer, y todas las protestas y problemas que están haciendo en el país, los están haciendo a propósito para que se muera más rápido."

De este no puedo revelar la fuente, porque estaría mal que yo ande diciendo que me lo dijo mi mamá.

Y bueno, a ella se lo dijo una vecina. 

Que, a su vez, recibió la información de la señora que coordina el grupo del Rosario de los Jueves. 

Quien, de igual forma, recibió el dato del señor del puesto de periódicos, que siempre está muy bien enterado de todo lo que ocurre...


Y bueno, ya saben, si llega a ocurrir, pues yo se los dije primero. Además, si llegase a comprobarse como cierta esta información, tendríamos una prueba contundente en favor de la rumorología popular, teniéndola como fuente de incuestionable veracidad de aquí en adelante, por encima de cualquier lógica de la información institucional e institucionalizada que actualmente prima en nuestro entorno social mexicano.



(Regreso en unos minutos, para más información veraz y oportuna)  






Wednesday, October 29, 2014

CHISMES DE LAVADERO (I)

Estamos en el peor de los escenarios: los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa no aparecen. Y nuestros políticos, tanto los profesionales como los espontáneos, están en el más pleno ejercicio de aquello que denota una condición médica patológica conocida como "Caldearlosánimosaloimbecilosis Aguda", que también se conoce como: "Gastar tiempo y energía en pendejadas". Veamos algunos hechos:

1. Los Abarca son los lobos malos de este cuento. De eso, parece no haber ninguna duda. Ellos ordenaron la detención y desaparición de los participantes en la protesta, según han confirmado diversas versiones, mientras ellos acudían tranquilamente a un baile del pueblo. 

2. Ahora la pregunta que flota en el aire ya no parece ser: "¿en dónde están los Abarca?" y, mucho menos: "¿En dónde están los 43 desaparecidos, o sus restos... o alguna señal de su destino?". No. La pregunta de moda en este momento es: "¿Y quién, en algún momento de la historia, se tomó fotos con los Abarca?" Eso, amigos míos, es lo importante, lo que cuenta. A quien culpar de complicidad sobre el argumento más estúpidamente endeble que pueda imaginarse: cualquier foto de campaña o actos públicos en los que el alcalde prófugo y/o su esposa hubiesen aparecido. 

3. Entiendo que el comunicado que disparó aún más la efervescencia de las acusaciones, condenas y peticiones de cabezas de uno y otro bando -bandos conformados, en este caso, por la izquierda morena y por el PRI de siempre-, es aquel que se publicó el domingo, en el que el líder del PRI hacía señalamientos de complicidad por el supuesto conocimiento de Andrés Manuel López Obrador de los nexos de Abarca con el crimen organizado, en el momento en el que fue postulado por el PRD como candidato a la alcaldía. Fue, sin duda, un golpe bajo, barato y fuera de lugar. Pero, ¿a que no saben qué? El primer golpe no lo dieron ellos, esa fue la reacción, vulgar sin duda, injustificada a todas luces, pero explicable.

4. El primer golpe lo dieron toooooodos aquellos fervientes aborrecedores de Peña Nieto, que en todo lugar y en todo momento se siguen aferrando a consignas y hashtags como #RenunciaEPN, vinculando directamente la permanencia del primer mandatario con la imposibilidad de encontrar a los desaparecidos. Debo decir que no tengo ninguna objeción en que Peña Nieto renuncie, ya que no le tengo ni simpatía, ni confianza. Sin embargo, en serio, en el mundo real, en este México en el que vivimos ¿qué creen que implicaría la renuncia, jamás vista, de un Presidente? No, tranquilos, no les voy a pintar un escenario de caos como el que acostumbran pintar muchos políticos cuando se plantea una situación que no les conviene. 

5. En el remotísimo y opiáceo caso de que renunciara Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República, creo que el país no colapsaría. No habría revueltas en las calles, no seríamos invadidos por potencias extranjeras, no nada. Tampoco ocurriría -y con esto no quisiera provocar las lágrimas y sollozos de los principales promotores de aquellos temas de #RenunciaEPN, aunque sé que de todos modos llorarán al leerme- ese tan esperado milagro de ver, ipso facto, elegido a Andrés Manuel López Obrador como Presidente. Yo les pregunto, ¿por qué habría de ser así? A menos que se tratara de una toma armada del poder, vía el golpe de Estado, AMLO no cuenta con nada que lo suponga siquiera como primer candidato a acceder a la anhelada silla presidencial inmediatamente, en caso de una renuncia espontánea del actual ocupante de dicho asiento. Discúlpenme, pero si la idea es "regresar a la democracia", entronizar a un tlatoani como López Obrador por la vía de la aclamación popular, sería justamente lo contrario a una democracia.  ¿Saben qué ocurriría? Que se tendría que convocar a nuevas elecciones, mientras se tiene un gobierno interino. Una vez que dichas elecciones las ganara -en caso de que ganara, claro- López Obrador, tendría que tomar posesión en un tiempo perentorio sensato no menor a 3 meses. Y claro, tendría que conformar un gabinete. Y dicho gabinete tendría que entrar en funciones, y entonces, comenzar a operar cualquier cosa maravillosa y visionaria que dicho gobierno tuviese a bien intentar operar. 

6. Pongámoslo en tiempos: si el día de mañana, 30 de octubre de 2014, se diera ese escenario de la renuncia que hace babear de emoción a los pejeaficionados, pasarían cuando menos 6 meses para iniciar cualquier labor del nuevo gobierno. Osea que por ahí de marzo o abril de 2015, tendríamos la oportunidad de presenciar las primeras acciones de gobierno que, por supuesto, no se notarían sino hasta algunas semanas después, en el mejor de los casos. 

7. ¿A que voy? A que exigir a voz en cuello la renuncia del presidente actual, poniendo como pretexto la necesidad de esclarecer inmediatamente los crímenes ocurridos en Ayotzinapa es, en mi opinión, una estupidez de proporciones que rebasan la esfera humana, la animal y la mineral. No tiene nada que ver una cosa con la otra. La renuncia de ese personaje no contribuye en nada, y sí entorpecería en mucho, el esclarecimiento de lo que sea que haya ocurrido en Ayotzinapa, si es que se esclarece alguna vez, esté el gobierno que sea en el poder. 

Como lo dije, no soy ningún fan de Peña Nieto, ni mucho menos me agrada que México haya regresado a un régimen que durante más de 70 años probó su incapacidad de hacer prosperar al país. Pero, si me disculpan, tampoco puedo estar a favor de un López Obrador quien, con sus acciones, ha demostrado tender a un sistema de gobierno por imposiciones, más que por consensos. Si no me creen, aquí les dejo otra perla para su reflexión: considero a López Obrador tan responsable como Peña Nieto de esa reforma energética que tanto les duele a los lopezobradoristas. ¡Ah! Y por cierto, ya que estoy en eso, les platico que esa tan aporreada reforma, es la más benévola de las que nos han empinado en este sexenio, pero en la siempre beligerante 'izquierda mexicana' son tan ciegos que no parecen darse cuenta, y prefieren aferrarse a la que es más fácil de vender. 

Y, por si a estas alturas se están preguntando por mi posible vinculación con la 'ultraderecha', debo decirles que la única cosa que se me pone ultraderecha es la ver... bueno, ya para qué seguimos por ese camino. Porque, a final de cuentas, tampoco intentaría siquiera defender los 12 años de gobiernos panistas como lo mejor o lo menos malo que le ha pasado a México. Ni siquiera se acercan a ello. 

Así pues, seguimos en un país en el que nos movemos más en el terreno de los chismes de lavadero, de los rumores de pasillo y los discursos de cantina. Y, por supuesto, en el activismo de sillón y de hashtag. Con todo eso, ahí la llevamos, y de seguro nos espera un gran futuro. 

Para contribuir con todo ello, que tan pintoresco es, les dejo esta foto con otros de los posibles cómplices de los Abarca, para que empiecen por favor a reportarlos como probables responsables de lo ocurrido de Ayotzinapa.


De izquierda a derecha: Mickey, Baby Bop, Lilo, Minnie, José Luis Abarca, Gaspar, Baltazar, Melchor, María de los Ángeles Pineda, Woody, Tigger, y un mono que no quiso dar su nombre. Si los identifica, repórtelos a la PGR




(Más chismes y rechismes nacionales, en nuestra próxima entrada, ¡no se despeguen de Botaneando, amiguis!)

Tuesday, October 28, 2014

ANABELLE

Y bueno, aquí es donde uno confiesa sus errores, ¿verdad? 

Pues resulta que mi hijazo y yo también fuimos víctimas de la publicidad sobre la película Anabelle, y fuimos a verla. 

Debo decir que, desde un principio, intuí que la pelicula no sería tan buena, pero de todas maneras hubiera ido a verla porque fue mi hijo el que lo propuso. A sus 12 años, como que le está agarrando el gusto a esto del cine de terror y, como a mí me encanta, me emociona en sobremanera que él se vea atraído por dicho género. 

Ahora, hay que decir una cosa: Yo gusto de las películas de terror. No soy fan. No soy conocedor. No soy el que se compra las obras completas de Darío Argento o La Noche de los Muertos Vivientes, versión original autorizada y firmada por George Romero (Incluye subtítulos en húngaro, brasileño de favela e inglés de Tepito). No. No hago eso.

Veo cine de terror porque se me antoja, y veo casi pura maravillita comercial. No voy más allá. Esto lo digo porque los verdaderos fans del cine de horror siempre encuentran un modo de hacerte sentir que lo que ves son películas de Walt Disney con un poco de sangre adicional. Nada es lo suficientemente aterrador, para un fan hardcore del cine de horror. Nada. 

Habiendo aclarado lo anterior, les cuento que el sábado nos fuimos a ver Anabelle. Traíamos el antecedente fresco de haber visto El Conjuro apenas una semana antes y eso también nos motivó. La verdad es que El Conjuro me pareció buena, y es la clase de cine de terror que logra hacer mella en mi ánimo con ciertos elementos muy simples. Básicamente, al ver cine de terror, yo espero que el filme me cuente algo que yo no sabía o imaginaba, y que sea algo que me parezca lo suficientemente perturbador como para quitarme el sueño por una noche. Eso me encanta. Tiene que ser más bien algo a nivel de concepto o historia, por encima de lo que puedan aportar los efectos especiales o las actuaciones, que son elementos que también cuentan, pero suelen ser cosas que, en mi caso, me espantan en el momento de verlos, sin provocar un miedo duradero.

Este es el caso de Anabelle. Es una película que espanta, pero no te deja con miedo. Al menos a mí no. Sí, la muñeca es fea. Estúpidamente fea, diría yo. Lo suficientemente fea como para que nadie, ni loco ni poseído, la hubiese comprado. Creo que ese es el primer error de la película. En otras historias de muñecos poseídos, diabólicos o similares entidades juguetrónicas, por lo general el juguete parece ser normal y hasta bonito o amigable. Acuérdense del mismísimo Chucky. Antes de que un asesinoijoelachingá lo agarrara como último recurso para meterle su alma al estar agonizando, Chucky era un muñeco, digamos... bonito. Agradable, pues. Casi simpático. Pero ya que acuchilló a unas cuantas personas, pues perdió la gracia ¿no? Bueno, el caso es que Anabelle nunca logró eso en mí: esa simpatía previa que se destruye al contacto con El Mal. 

Claro, a Anabelle tampoco le ayuda el antecedente de que, al entrar a la sala, todos sabemos que ella es una muñeca diabólica, pues la publicidad de la película lo anuncia claramente. Además, habiendo visto El Conjuro, uno necesariamente conoce ese antecedente. Pero, vuelvo a lo mismo... ¿tenía que ser tan encabronadamente fea de entrada? Nació fea, no se hizo fea por la maldá. Eso, le quita el chiste a cualquier cosa, yo digo.

Después de eso, ¿les cuento qué hace la muñeca? 









Nada. Absolutamente pinches nada.


¡En serio! Ya analizándola después de verla... el papel de la muñeca es asustar por lo fea que está, pero en realidad los actos de maldad como tal son expresados y ejecutados por entidades, vivas o no vivas, ajenas a la muñeca. De hecho, lo explican en la película anterior: los objetos no pueden ser poseídos ni por demonios ni por espíritus, son canales por los que las entidades malignas buscan poseer a personas. Bueno. Ok. Pero... ¿no podían haber hecho que la muñeca tuviese un papel un poco más activo? Fuera de estar en lugares en donde no estaba y cambiar de posición cuando nadie la ve, casi nunca la ves haciendo algo... y el resto de las entidades asustantes de la película... pueeees... como que sí pueden llegar a dar miedo pero, honestamente, se quedan cortas. 

Además, me parecía mucho más interesante la historia planteada en El Conjuro, de cuando la muñeca llega a manos de unas enfermeras y los esposos Warren se topan con el caso... se enteran de que la muñeca se movía por su cuenta, y les dejaba recaditos por toda la casa a las enfermeras que la adoptaron. Interesante caso del cual no sabemos nada más, hasta que, después de que pasaron quién sabe qué cosas, nos muestran que dejaron a Anabelle encerrada en una vitrina con visibles letreros que arrojan al visitante la advertencia de que, por ningún motivo, jamás se abra dicha vitrina, que además es bendecida -junto con otros objetos asociados a experiencias paranormales que los Warren guardan y exhiben a manera de museo- cada semana por un sacerdote.

Pero, pos no. No tocaron esa parte de la historia. Se quisieron ir más atrás e intentaron mezclar aquella historia tristemente real de los asesinatos de La Familia de Charles Manson, con ficciones como Chucky y Poltergeist. ¿El resultado? Lo que dije: gracias al sonido y a algunos efectos más o menos bien logrados, los va a espantar. ¿Pero quitar el sueño? Yo creo que no. 

En mi caso, el mejor premio fue pasar una tarde divertida con mi hijo, lo cual es algo que, más allá de la película que sea, vale cada segundo.

Como último regalo, y por si no la habían visto nunca, les dejo la fotografía de la muñeca Anabelle real. Su aspecto inocente me parece mucho más escalofriante que el forzado aspecto diabólico de la de la película. Pero, como siempre, aquí lo que cuenta, amables personas que me leen, es su opinión, y no la mía.





Friday, October 24, 2014

INMORTALES DEL TABLE DANCE (III)

Nuevamente llegamos a este sublime tema de los viernes, en el que nos descascaramos los pudores para revelar una forma un tanto más atrevida del ser. Es decir, nos acercamos a este tan gustado tema de las Inmortales del Table Dance. Bueno, no sé si les guste a ustedes el tema, pero a mí sí, por eso sigo con estas entregas. En caso de que no tengan los antecedentes, aquí están las dos entradas anteriores del tema: 

Inmortales del Table Dance - Presentación del Tema

Inmortales del Table Dance (II) - Las 6 Primeras


Ahora sí, presento a ustedes las siguientes canciones de la lista:

Tema: I Feel Good

Intérprete: Michael Bublé

Categoría: Las Clásicas

Reseña:
El categorizar este tema dentro de Las Clásicas podría ser lo primero que intentaría objetar algún lector purista de la música, ya que, si bien la canción original es un tema de 1964, la versión de Bublé fue lanzada hasta el año 2005. Difícilmente un tema con menos de 10 años de vida podría ser considerado un clásico. 

Y, sin embargo, lo es. 

Damas, caballeros, y entidades paranormales que nos leen: si escuchan la canción durante los primeros 47 segundos, me pueden decir lo que quieran: ñoño, ancianete, soso, precámbrico, duermeaudiencias y adorador de Los Panchos. Pero todos ellos serán insultos injustificados a partir del segundo 48, porque, señoras y señores, lo que ocurre en el segundo 48... es completamente encuerante. 

Son trompetas, trombones, tubas... todos los metales de una gran banda de swing/jazz, reventándose a un tiempo para gritar: STRIPTEASE. 
Punto. 

Si a su mente no llegan estas ideas de bailar poquito a poco quitándose la ropa durante los 3 minutos con 10 segundos que le quedan a la canción después de ese inicio tenue... no hay nada que yo pueda hacer para convencerles o ayudarles. 

Grado de Dificultad: Sencilla. En serio, la música te lleva. Esta es una canción que, por su duración y lo marcado del ritmo, prácticamente te encuera sin que te des cuenta. Prueben y verán.

En un mundo ideal: En un mundo ideal, sería obligatorio hacer al menos un striptease en la vida al ritmo de esta canción, en público, en pareja, o hasta en solitario. Tal vez sería un momento de encuentro con nosotros mismos que, nos haría valorarnos más y mejor. 





Tema: Lullaby

Intérprete: The Cure

Categoría: De los Grandes

Reseña:
Si usted considera que The Cure no es De los Grandes, ni como le ayudo. Pida disculpas y salga de este blog, pidiendo más disculpas. Oiga es que... son grandes. No sólo por las genialidades creativas de Robert Smith, sino porque su trayectoria ha marcado un estilo, en música, imagen y concepto, para muchas de las bandas de rock que hoy escuchamos. Son grandes. 

Ahora, esta es una de sus rolas más tranquilitas. Pero, en mi opinión, a pesar de ser un 'arrullo', arrastra una carga erótica que mueve a cualquiera. Tiene ritmo cadencioso, y las repeticiones de esa guitarra rascada a paso lento y cortado, nos van susurrando indecencias al oído.

Inténtenlo.

Grado de Dificultad: Sencilla, en su versión original. El ritmo es claramente danzable lentamente, y con algo de actitud, la o el ejecutante pueden mantener despierta a cualquier audiencia de una o de muchas personas. Claro, existe la versión extendida, en esa otra obra maestra de The Cure llamada Mixed Up, que son remixes de sus rolas originales, pero hechos con la colaboración de ellos mismos y no sólo de algún DJ oportunista por ahí. Esa versión dura 7 minutos con 48 segundos, que es el tiempo suficiente para jetear a un camello, si usted no hace algo realmente digno de verse. 

En un mundo ideal: En un mundo ideal, Robert Smith hubiera envejecido sin parecer señora de Las Lomas que salió a comprar el súper muy, muy maquillada. Y el grupo hubiera sacado más discos y hecho más giras. Sin embargo, los vi la última vez que vinieron a México, y ha sido uno de los mejores conciertos de mi vida. 






Tema: Goldeneye

Intérprete: Tina Turner

Categoría: El nombre es Bond... James Bond

Reseña:
Está bien. Las películas del Agente 007 contienen todo el discurso aspiracional que un varón puede desear. De entrada, Bond es un godínez, aceptémoslo, porque trabaja para el gobierno. Pero, por así decirlo, es el Top de los Godínez. Además, trabaja para el gobierno británico y no para el mexicano y, sin ser malinchista, intuyo que hay diferencias entre ambos escenarios. Su trabajo consiste en descubrir intrincadas tramas de espionaje y complós (a lo mejor AMLO es un James Bond tabasqueño y no nos hemos dado cuenta) internacionales; y para ello debe sumergirse en un mundo en el que el presupuesto jamás es una limitante, las mujeres más bellas caen sin siquiera pedirlo (y después no preguntan "¿y ahora qué somos?") y cuenta con las mejores armas y gadgets para reventar madres a diestra y siniestra. ¿Qué hay mejor que eso? Claro, lo olvidaba... un Aston Martin y un martini... agitado, no revuelto. 

Bueno, y todo esto ¿qué tiene que ver con el Table Dance? No lo sé. No recuerdo muchas escenas de Bond en el Table, aunque estoy plenamente seguro de que existe más de una a lo largo de las 24 películas de este agente secreto al servicio de Su Majestad. Pero algo tiene de relación, si no a nivel de historia, sí a nivel de música. Sigamos.

Debo decir que el tema que he colado en esta lista de piezas tabledancísticas pertenece a una de las películas peor calificadas de toda la franquicia Bond: Goldeneye. En un interesante conteo de la revista Rolling Stone, que explora todos los filmes de Bond clasificándolos del mejor al peor, la película ocupa el lugar 19 de 24. Claramente, de las malitas. Ni la impactante belleza de Izabella Scorupco y Famke Janssen logran salvar al filme de la crítica asesina que hacen quienes sí son conocedores la serie. 

Pero el tema musical de la película no es malo. Si bien no es lo mejor que logró hacer Tina Turner en su carrera, es algo lo suficientemente bueno como para bailarlo cuando la noche amanece y la ropa resulta un estorbo. Con ese toque de Bond que nos permite imaginar que somos, no mejores ni peores, sino distintos de nuestro yo de cada día. 

Grado de Dificultad: Sencilla, la música va subiendo poco a poco, con ritmo lento, ondulante, mientras la rasposa voz de la Turner avanza nota a nota en escaleras que de pronto ascienden a las estrellas, para luego caer a los más bajos estratos de la voz y el instinto. Aprovechar los crescendos con innuendos es un sabio consejo para principiantes y leyendas.

En un mundo ideal: En un mundo ideal, Timothy Dalton nunca hubiera sido James Bond. Algunas de las películas hubieran dado menos peso a los gadgets y más al agente, y hubiera habido menos intentos de comedia sosa como los que le hicieron interpretar a Roger Moore. Y todos, tal vez, nos atreveríamos a ser un poco más Bond... o aspiraríamos menos a serlo. 




Thursday, October 23, 2014

LAZOS, AL SERVICIO DE LA COMUNIDAD...

Bueno, nuevamente me veo obligado a hacer uso de este espacio para advertir de hechos que desearíamos que no ocurriesen en nuestro país, pero que, desgraciadamente, ocurren.

Resulta que, hace una semana o algo así, comencé a recibir mensajes de texto en mi celular de la oficina, en donde decía lo siguiente:


El número 2225213106 te ha enviado un SMS x Cobrar. Para aceptar responde SI o 1 a este mensaje o NO o 2 para rechazarlo, costo 2 pesos c/ IVA.

Por supuesto, al recibir el mensaje, de inmediato pensé: "Si alguien quiere entrar en contacto conmigo, ¿por qué carajos voy a pagar yo los 2 pesos que me van a cobrar por recibir su mensaje?". Además, siendo el celular del trabajo, no me preocupé porque pudiera ser algo vinculado con cualquier persona de mi familia, pues la mayoría de ellos ni siquiera conocen ese número. 

En fin. El caso es que yo ignoré el mensaje. No opté por la opción del "NO" porque de inmediato me olí una trampa en la redacción: no aclaran si los dos pesos te los cobran sólo en caso de aceptarlo (osea, marcando el 1). Entiendo, claro, que podría parecer obvio, pero... desconfié. 

El caso es que, a la fecha, he continuado recibiendo cuando menos 3 ó 4 mensajes por día, sobre lo mismo. Y, debo reconocerlo, por un momento estuve tentado a enviar una respuesta con el número 2 por la tan mexicana razón de aversiasíyadejandechingar. Hoy, finalmente, recibí uno en el que dice: 


El SMS x Cobrar que 2225213106 te envió ha expirado, por que exedio el tiempo de respuesta permitido.

Sí, así de bien redactado.

¡No saben mi angustia cuando entendí que mi oportunidad de recibir tan importante mensaje había expirado! Lloraba yo de la zozobra, y zozobraba yo en el llanto. 



Obviamente, me valió una reverenda madre. 


Pero... suelo ser bien investigativo... y por ello, hice una rápida búsqueda en Google, y llegué al blog conocido como El Rincón de Edy, en donde se describe un caso muy parecido. Al parecer el autor, @edy en Twitter, relata que, en agosto de 2013, le pasó algo muy similar. Incluso, haciendo memoria, tengo idea de que a mí también me había ocurrido antes. 

El caso es que Edy investigó un poco más, y aporta algo de información interesante al respecto, que comparto aquí con ustedes:




En primera instancia tanto TelcelMovistar, y otras compañías telefónicas te ofrecen el servicio de SMS por cobrar, por supuesto completamente legal, el cual obviamente permite “a un usuario A enviar un SMS a un usuario B para que dicho SMS sea cobrado al usuario B” de acuerdo a la información que proporciona Telcel, dicho de otra manera “yo lo mando, el que lo recibe y lo acepta paga”.
Como todo servicio es una buena opción porque muchas veces nos urge enviar un mensaje y no tenemos crédito, sin embargo, la delincuencia también se ha aprovechado de esto para defraudar a la gente y es así como operan:
Te mandan un mensaje (SMS) por cobrar, el cual cierto porcentaje de los que lo reciben por duda, curiosidad o lo que sea lo aceptan, hasta aquí realmente no hay ningún problema a simple vista, aunque esto deriva en dos aspectos, el primero que Telcel te cobra $2.00 pesos IVA Incluido por aceptar el mensaje, el segundo que con este dato los delincuentes saben que dicha persona es muy susceptible a ser estafada.
Ahora bien, otro truco que utilizan es que no necesariamente debes de aceptar el mensaje por cobrar, ya que como viene el número explícito en el mensaje que te están enviando mucha gente suele marcar a este y ahí comienza la otra historia…
Por lo general te contesta un “Licenciado” el cual te dirá “está usted hablando al centro de atención Telcel ¿en qué puedo ayudarlo?” Uno por supuesto le dirá que recibió un mensaje y es ahí cuando tratan de sacarte información, pedirte datos personales, o simplemente te inventaran cualquier cosa, para posteriormente llamarte directamente a tu número y tratar de extorsionarte.
Por lo cual es muy importante que NO aceptes el mensaje por cobrar ni llames a este número, a menos que el mensaje por cobrar provenga de un número plenamente reconocido (papá, mamá, familiares) y aun así siempre estar muy precavidos.
Y bueno, creo que es todo lo que puedo aportar como advertencia para ustedes. Mi consejo: si alguien que no conoces te manda un mensaje, no lo recibas. Si al interesado realmente le urge, se comunicará por otro medio. 

COMPÁS DE ESPERA

Ayer tuvimos otra manifestación popular de proporciones históricas. La marcha en apoyo a los 43 maestros normalistas rurales desaparecidos en hechos que tuvieron lugar en Ayotzinapa, municipio de Iguala, en Guerrero, entre el 26 de septiembre y el 2 de octubre, cuando se da el primer parte oficial que señala a estos 43 muchachos con ese calificativo que es uno de los más tristes que se pueden atribuir a un ser humano: "desaparecido".

"Desaparecido" no es "muerto". "Desaparecido" no es "preso". "Desaparecido" no es "herido". "Desaparecido" es el que, de pronto, "dejó de estar". El que no dejó rastro, aquel de quien hablan los que no saben, y los que saben, callan. "Desaparecido" es el más incierto y aterrador estatus que pueden comunicarle a un padre acerca de su hijo. "Desaparecido" en una palabra que, en realidad, no nos dice nada, pero se lo lleva todo. 

2 días, dieron de plazo los padres de los 43 normalistas, así como las decenas de miles de personas que los apoyan, al gobierno, local, estatal y federal, para "aparecer" a los desaparecidos, antes de tomar acciones más radicales para ejercer presión. 

Es claro que, sean o no sean los culpables últimos, el ex-alcalde Abarca y su esposa ya han sido señalados como los autores intelectuales del crimen y dudo muchísimo que cualquier autoridad gubernamental o policial se mueva en otra dirección. Son enemigos públicos de facto.

No fue uno, aunque uno sería digno de hacer lo mismo. Pero fueron 43. No existen las varitas mágicas, ni los pasadizos a otras dimensiones. Desaparecer a 43 personas no requiere de magia: requiere de complicidades y silencios. MUCHAS complicidades. MUCHOS silencios.

Ya lo dije varias veces, y no me cansaré de repetirlo: podemos estar o no de acuerdo con las protestas que, en esta y otras ocasiones, han llevado a cabo maestros de escuelas normales, o cualquier otra organización que se ha sentido con el derecho, obligación o necesidad de protestar por algo.  

Sin embargo, que el modo de evitar esas protestas sea esa desaparición forzada que, tristemente, cada día huele más a asesinato o masacre, es inaceptable bajo cualquier esquema de pensamiento humano. No existe justificación, atenuante o descargo alguno. Y, debe decirse también: es igualmente inaceptable subirse a una protesta de esta naturaleza, y con motivos tan innegablemente genuinos, para pretender promover otras causas, sin importar lo importantes, justificadas o vinculadas que nos parezcan con esa causa específica. Es esa causa, única y exclusivamente, la que debe prevalecer y ser apoyada por todos de manera inexcusable e ineludible. La exigencia de justicia, y no de sucedáneos malolientes como la promesa fácil, la vandalización inútil, la indemnización sospechosa o la revancha politiquera. Es el regreso de los muchachos, o el conocimiento de su paradero, la única petición válida y no negociable.

Son 48 horas, las que tienen todos los niveles de gobierno para encontrar algo que permita iniciar el proceso de apagado de un fuego que amenaza con incendiar al país entero, o transformarlo para siempre. 

Atentos. Todos, atentos.


PREGUNTAS DE ASK.FM (I)

El #RetoBlog me ha estado comiendo, pero... yo siempre he sabido que tengo un asno bajo la manga. No, perdón, sólo un as. Creo.

El caso es que, no sé si ustedes tienen, pero yo sí tengo cuenta en ask.fm, y durante algún tiempo hubo personas amables que me hacían preguntas -anónimas, en su mayoría, que es la mayor ventaja y desventaja de ask.fm- en dicha red social. 

Y bueno, la verdad es que a mí me gustaba mucho responder. En realidad me gusta mucho responder preguntas en ask, pero ya no me preguntan mucho. Al final de esta entrada, dejo la liga para que, si gustan jugar este juego del preguntón, pues se sientan invitados a hacerlo por esa vía (o cualquier otra).


¿A qué voy? ¿En dónde está el truco? aaaah, pueees, en que, hoy me permito alimentar esta entrada del blog, con algunas de mis respuestas de Ask. 

Sí, ya sé que eso es algo como autofusilarse las letras, pero, al final son otras letras, que residen en otro lado que no es este lado y, tal vez, no llegarían a ser leídas en ningún lado de no hacer esto de traerlas desde aquel lado hasta este lado. Se entendió, lo sé. 

Con ustedes, preguntas de ask.fm, primera parte:



¿Color de ojos que más te gusta?


Supongo que nos referimos a ojos de mujeres, ¿cierto?

Bueno, creo que desde hace mucho tiempo, percibo los ojos de una mujer como un enigma que aprendió a parpadear.

Los hay en distintos colores y formas, con matices y brillos que los hacen únicos. Todos son una proyección del alma de quien los porta y, sin embargo, siempre ocultan algo, algo nos es ajeno, secreto. Por eso acudimos siempre a mirarlos otra vez.


Pero, es importante decirlo: el color de ojos que más me gusta, es el de los ojos de mi esposa. Sin más.

Sí, ya sé que ustedes dirán que debe ser un color como cualquier otro, pero no. Tendría qué explicarles: es algo que va del caoba a la miel, con estrellas al centro y pinceladas de algo que se parece a la ternura, pero -cuando uno lo prueba - también sabe a fuego.

Sus ojos son cuna de mi sonrisa y sepulcro de mis tristezas. Son camino al lado del océano, puerta del cielo, sonrisa ocular, promesa de vida, semilla de poema y canto de un ángel. Sus pupilas son refugio, abismo, reflejo, nota musical, grano de pimienta, esencia de un beso.

Mi esposa no sabe mirar, sabe acunar con su mirada. Sabe incendiarte con ella. Sabe besar, sabe regalarte un diamante, sabe hablar todas las lenguas que nadie jamás ha pronunciado. Ella, ella y su mirada, lo saben todo. Lo son todo.

Y sí... ese es el color de ojos que más me gusta.

(No suelo y, probablemente, no vuelva a tocar temas relativos a mi familia en medios como ask.fm, por razones que yo tengo perfectamente claras... pero queda este breve, mínimo antecedente y homenaje a quien, en sentido primigenio y fundamental, va causando todas mis letras.)




Cuando se escribe que es más valioso la técnica o la esencia?


Pueden ir de la mano, aunque suelo pensar que es mejor dar mayor peso a la "técnica", si es que le llamamos así a la parte "racional" o "pensante" del asunto de escribir. Si la esencia es el sentimiento que quiere expresarse... muchas veces basta con tenerlo claro, lo demás lo hace la parte racional.

Si vamos a ponernos estrictos, siendo realmente bueno, tu técnica o elaboración del escrito puede llegar a construir una "esencia", real o ficticia. Por el contrario, cuando te estás inundando de sentimientos maravillosos, pero no sabes escribirlos, es como si no tuvieras absolutamente nada. Nadie va a enterarse de eso que querías decir o expresar, y entonces es como si no existiera.

De lo que me he topado en mi propia escritura, puedo decir que mucho de lo que yo considero mejor tiene el 90% de letras "pensadas" y 10% de sentimiento. Mi escritura "sentimental" suele estar plagada de referencias tan íntimas que difícilmente son comprensibles por alguien más. No es buena. Se convierte en una especie de "vómito" textual (perdonando lo asqueroso de la referencia): podrá venir muy de adentro, pero nadie se atreve a mirar siquiera qué había realmente ahí. Cuando uno desea dar realmente forma a algo que siente, vale la pena esperar un poco, dejar que las emociones se asienten un poco en el fondo del vaso, para comenzar a hacerlas flotar una a una, revisándola, sopesándola, encontrando su valor en el conjunto. Cuando están todas de golpe ahí... nada se logra decir de cada una sin contaminarse de las otras.

=)


Que opinas de la moral?


Bueno, después de pensar por 5 días en una respuesta filosófica y más apegada a algo que pudiera parecerse al camino de la inteligencia... veo que no hay ninguna.
La moral es ese conjunto no formal de normas de conducta que son comunes a un grupo social o a la mayoría de dicho grupo.
¿Qué opino? Que, aunque solemos utilizar el muy socorrido cliché de que "la moral nos jode" y "nos limita"... en muchos casos se convierte en la única norma de conducta válida. Todos, hasta los que se quejan de la moral, tienen una moral a la cual responden, probablemente no común a la mayoría del grupo que les rodea, pero sí, cuando menos, a un grupo al que consideran "cercano" en término de ideas y de juicios.
Así que, sí, la moral muchas veces nos jode, pero al final resulta absolutamente indispensable y, si lo pensamos, un tanto ineludible. Aún en el caso de moral más anárquica que pudiésemos imaginar, una que se basara en una premisa tan anodina como "nada es bueno y nada es malo"... esa sola premisa terminaría constituyendo una norma moral. =)
Hay que verla como lo que es, y construirse un criterio.





¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?


Porque son unas vividoras.

¡No! ¡No! Ya sé, porque como Dios las hizo de una costilla nuestra, obvio, ese faltante de algún modo afecta nuestra capacidad de supervicencia. ¡Parásitas!

¡No! No! Ya sé, ya sé. Cuando están embarazadas pasan por una especie de simbiosis con el bebé, y entonces ocurre un fenómeno parecido al de Neo con el Agente Smith, o Harry Potter con Voldemort, ¿sí me entienden? Osea, como que absorben vida uno del otro y así, pero luego sienten lo que el otro y así.

o... ¡Nooo! ¡Ya sé! Porque a nosotros los huevos nos apuntan hacia la tierra y entonces eso es como una invitación al sepulcro y entonces como que tendemos más la muerte y todo eso.

o... Ya. Ya. Cada vez que eyaculamos en ellas (utilizando cualquiera de las posibles variantes del gran catálogo que... ok, eso no es relevante) absorben parte de nuestra vida y nosotros nos vamos agotando...

ooooo... podría deberse a diversos factores, tanto biológicos como sociodemográficos. Algunos tienen que ver,efectivamente, con condiciones de metabolismo y el sistema inmunológico. Las enfermedades cardiovasculares son más frecuentes en los hombres, pero hay tipos de cáncer y todas las enfermedades relativas a la gestación y parto que realmente ponen en muy alto riesgo a las mujeres.

Entre los factores sociodemográficos, priman sobre todo las guerras, creo yo, que son un excelente método de eliminación de machos. Aunque yo quisiera ver la estadística de países en condiciones de pobreza extrema, con sociedades patriarcales, que NO están en guerra. Ahí, honestamente, creo que la mortalidad de mujeres debe ser mucho más alta. Se la pasan de parto en parto desde los 15 años. Y sus maridos les dan una vida que se parece mucho a la no-vida. No conozco los datos numéricos pero... juraría que sus expectativas de vida no pueden estar muy por encima que la de los varones.

Y, finalmente, está el famosísimo: "Mujeres y niños primero", que nos condena a una muerte segura en caso de desastre.

Pero, al final, debe ser que los hombres somos más cobardes para despedirnos de alguien a quien amamos profundamente. Por eso, Dios ha sabido dejar vivir a quien es más valiente.
=)




¿Cómo carambas el pan cae con la mantequilla para arriba? O.o


Me alegra recibir esta pregunta, ya que se trata de un enigma que ha confundido a los físicos desde hace siglos.

(Me alegra recibir preguntas que confunden a los físicos desde hace siglos. Es una parafilia.)

Y, pues sí. El tema da para la reflexión profunda y prolongada. Las leyes de la Física contemporánea aún no llegan a una respuesta definitiva para esto.
Sin embargo, la evidencia es tal, que ha dado lugar a investigaciones serias en torno al fenómeno, Se intuye que, de descubrirse un principio físico para explicarlo, podríamos llegar a desarrollar algo como aquel mítico y arquetípico modelo que la mecánica lleva persiguiendo por tanto tiempo: la máquina de movimiento perpetuo.

La teoría infiere que se tienen dos principios innegables:

1. Un gato arrojado de una altura moderada (no sean salvajes, máximo 2 metros.) caerá siempre sobre sus patas.

2. Un pan tostado con mantequilla, arrojado desde cualquier altura, caerá siempre con la mantequilla hacia el piso.

La combinación de estos dos principios nos permite especular que, si logramos adherir un pan tostado con mantequilla al lomo de un gato (con la mantequilla hacia arriba y no hacia el lomo, torpes, o el gato pasará la tarde lamiéndose la mantequilla del lomo muy feliz) y arrojamos este artefacto combinado desde una altura moderada, el gato-pan se detendrá a pocos centímetros del suelo y comenzará a girar sobre su propio eje, de forma permanente.

La teoría aún se encuentra en fase experimental, pero se esperan grandes resultados de dicha investigación.




A que edad empezó tu gusto por la escritura??


Eso es algo de lo que no guardo un claro registro, pero, tal vez, sí una referencia aproximada.

Me supongo que, en cierta medida, mi inclinación a la escritura se vio motivada por mi enorme incapacidad para expresarme de forma hablada. Es decir, no es que yo no sepa hablar, pero no sé hablar mucho. Ni de manera interesante. Ni de manera muy inteligente. Ni de manera que demuestre una franca y decidida confianza en mí mismo. En pocas palabras, soy un tarado verbal.

Esto no hubiera motivado nada, a no ser porque las mujeres, desde la infancia, tienen inscrito en sus genes el maldito requisito de que uno les hable antes de hacerle algún caso, ¿pueden creerlo? Pues sí. Así es. Esto, para alguien que realmente sufre de problemas de abrumación mental y cancelación espontánea de facultades verbales ante la presencia de mujeres bellas, se convertía en una condena inapelable al olvido, el ostracismo y el onanismo. (A la fecha conservo una estrecha relación con este amigable trío de conceptos.)

Siendo así, me dio por escribir en la secundaria y la preparatoria. Para expresar, relatar, pedir, lloriquear, cachondear, amar y todas esas cosas que le da por hacer a cualquier adolescente, aunque no sepa ni para qué quiere hacerlas. Escribí montones de cosas que, por supuesto, jamás entregué y/o envié. Es decir que no me ayudó gran cosa en términos de efectividad, pero al menos, me sentía menos estúpido sabiendo que ya lo tenía por escrito, y que -al menos en palabras de mis más cercanos amigos- lo escrito "no era tan malo". En algún momento de la historia, la mayoría de esos memorables textos terminaron en el fuego durante alguna épica borrachera y/o, sufrieron el indulgente y húmedo destino del retrete.

Sin embargo, más allá de esta lastimosa y lastimera relatoría de hechos pubertos y post-pubertos, existe un hallazgo reciente que parece desmentir de cierta forma la teoría antes expuesta:

Mi madre, siempre aficionada a la arqueología de la memoria y al rescate de recuerdos invaluables de poco valor material, encontró entre sus cosas un escrito que se atribuye a mi autoría. Es un cuento, terrorífico, que habla de una serie de personajes espantosos que el autor, en primera persona, narra haber encontrado durante su visita a un cementerio. Al leerlo, vino a mí la certeza de que, efectivamente el relato es mío. Recuerdo claramente a mi cabeza dictándome esa clase de fantasías. Sin embargo... la letra no es mía. No puede serlo. Mi caligrafía, a la fecha, sigue siendo un enigma hasta para mi. Y el texto en ese papel, escrito a mano, es claramente legible. La investigación llevada a cabo mediante las pruebas del Carbono 14 y el Uranio 238 arrojaron como resultado que su antigüedad ronda los 30 años de edad. Eso nos llevaría a suponer que lo escribí entre los 6 y los 8 años de edad.

Aún queda pendiente confirmar si mi hermana fue la autora material de dicho guiño del pasado. Una vez confirmados los datos, daré la conferencia de prensa correspondiente.
Por su atención, muchas gracias
---------------------------------------------------------------------------------

Y ya, esas fueron las primeras preguntas de Ask que reproduciré en este Blog y, si ustedes lo consideran conveniente, no serán las últimas.
¿DESEA USTED PREGUNTAR ALGO, DE FORMA ANÓNIMA, AL AUTOR DE ESTE BLOG? HÁGALO AQUÍ.

Tuesday, October 21, 2014

Bloggear desde el Metro

Ya intenté una entrada del blog desde un taxi. No salió del todo bien, perooo... tuvo su pequeña dosis de encanto.

Fue, debo decir, una entrada que correspondió a mi medio de transporte menos frecuente, porque casi siempre uso el Metro.

El Metro es eficiente, barato y rápido. Siempre y cuando no llueva. Una sola gota de lluvia convierte el trasladarse en un procedimiento comparable a lavarse los dientes con los pies: asquerosamente lento, incómodo, y algo que -de preferencia- debe evitarse.


El Metro es el lugar por excelencia de convivencia cercana no consentida del chilango estándar. Sus personajes, las interacciones entre ellos, y las situaciones que de todo ello derivan, serían tema, no de uno, sino de varios libros.



Cada vagón del Metro es un Babel sobre dieciséis ruedas. Una metáfora del infierno para el ermitaño. Un refugio, cálido y efímero, para el indigente. Una amenaza para todas las virtudes y todos los prejuicios.


El Metro es una sala de lectura colectiva, asamblea de anuncios no solicitados, conglomerado de piedades bien y mal entendidas.



El Metro es templo, oratorio, violatorio, lecho amatorio... y sala de conciertos para ejecutar cualquier repertorio.




Herramienta de base tributaria, fuente de ingresos no declarable, transporte bendecible o abominable.




Vacío lleno de sueños rotos, de sonrisas entregadas mecánicamente, de frases pronunciadas en estribillos sonsonantes con ánimos mercadológicos de escasos alcances.



Génesis de tropiezos, deliberados o accidentales. Carrito de golf sobrealimentado por el proletariado que se diluye, y se descara, pero no se desrostra.




Patíbulo de la imagen de quien duerme o se distrae. Mausoleo de aquellos que han conocido la breve y temible gloria de ser un héroe.



Púlpito de anuncios parroquiales, tribuna de denuncias sociales, foro de artistas, mercaderes y vivales.




Y sí, el metro también es fría estación, triste morada de vagón. 



En efecto. Me gusta tomar fotografías en el Metro. Todas las que encuentran en esta entrada, fueron tomadas en el trayecto Revolución - Tasqueña, durante la noche del 20 de octubre de 2014.